Cándido Nsue Okomo, alias Tahata: El exilio dorado de un relevante cleptocrata

La familia Obiang y los rusos. Imagen 2010 entonces Candido Nsue Okomo cuñado de Obiang, Director General de la Empresa Nacional de Petróleo.(Mocache Massoko)

Recientemente localizado en Emiratos Árabes Unidos de Dubai,feudo de muchos corruptos, disfrutando de la dolce vita y del farniente costeados con los fondos desfalcados al Estado (el lujo y la ostentación de la familia diabólica versus la miseria de los guineoecuatorianos), el ex amo de GEpetrol y cuñado del dictador ha manifestado recientemente, a traves de las redes sociales, su pretendida disidencia con el proyecto de entronización de su sobrino Nnguema Obiang. Decimos pretendida porque Tahata mantiene en realidad un indefectible apego a su familia, y su fingido distanciamiento tiende únicamente a confundir, a incitar a algún “pobre mental” para que se libre a confidencias imprudentes. Siempre que, y a pesar de la engañosa campaña comunicacional urdida por las redes sociales, Tahata es sobradamente conocido, tanto por su membresía en la aborrecida estirpe de Candido Nsue Mba, que por las acciones que viene proyectando en tanto que personalidad publica.

Sin embargo y para descifrar mejor la psique del flamante cleptómano (cuya riqueza proviene únicamente de la descapitalización de GEpetrol), es necesario rememorarse brevemente la historia familiar, desde el asentamiento en Angong Obuck del patriarca Cándido Nsue Mba, un oscuro personajillo que llegó de Akurenam o de Akonibe (Dios sabe de dónde) huyendo del hambre y de la miseria, y que encontró cobijo entre sus hermanos de tribu del citado poblado. Un poblado en el que se le recuerda como a un insignificante alcohólico empedernido, taciturno, malicioso, y muy resentido por la extrema pobreza en la que permaneció con su prole. Mientras vivieron en una choza de material no permanente, construida en un pedacito de terreno que le cedieron sus anfitriones, que nada tiene que ver con la inmensa propiedad arrebatada por su hijo Teodoro Nsue Biyogo a los lugareños (un dominio denominado sarcásticamente desde entonces “elik Angong“, en ofensa a sus legítimos dueños).

Debido al expuesto contexto familiar, los descendientes de Nsue Mba, sin excepción alguna, heredaron de su antecesor todos los descritos síntomas de la sociopatía, y se asignaron como misión la de vengar la afrenta que padecieron siendo pobres de solemnidad. Para lo cual, su alianza con el psicopata hijo del ladron Nguema Eneme, igualmente sediento de sangre, se averaria nefasta para el devenir no solo del distrito de Mongomo sino del pais entero.

En efecto, la union simbiótica de Teodoro Obiang, el hijo del ladron Nguema Eneme (natural de Koss Esangui, Gabón), y de constancia, la hija del pordiosero Nsue Mba, se arraiga en el odio al distrito de Mongomo y sus ansias de vengar el oprobio social de sus ascendentes.”Vendetta”. En tal sentido, uno de los actos mas macabros (si cabe) que ha cometido el dictador en Mongomo (cortar los tendones a Mbira, hermano de su amigo brujeril Alejandro Envoro) fue en venganza del machetazo que la madre de los hermanos Envoro propinó en su dia a Nguema Eneme por haberle robado un cerdo.  Y pese a su condición entonces de oficial del ejercito, le costó al actual dictador conseguir la excarcelación del ladrón de su padre, y las secuelas de dicho episodio humillante han sido determinantes en la evolución psicótica de su personalidad. Por tal razón, cuando obiang accede al poder mediante la picardía y el engaño, ya alberga el plan de transformar al distrito de Mongomo en su mayor reservorio de fiambres humanos, amen de ser el responsable, en tanto que jefe militar del primer dictador, del asesinato de otros hijos ilustres de Mongomo durante la era macista, tal es el caso del asesinato de Pedro Ela Nguema (cuya muerte marca el inicio del declive del regimen de Macias).

Desde que se proclamó amo y dueño de nuestro pais, la furia vengativa del hijo del ladrón se ha cebado, sobre todo, sobre el distrito de Mongomo, siempre de la mano de sus sicarios (apenas si se presiente su intervención pero, su sello es inconfundible), desde la eliminación de los aliados de Macias tras el golpe (cuya responsabilidad trató de imputar exclusivamente a sus compañeros como Florencio Maye), pasando por los falsos golpes de estado (otra lista prolija), los asesinatos ejecutados por sus sicarios (el grupo madenko y Martín Nguema Ndong alias coco, Cayo Ondo Mba Angue, Francisco Mba Mendaman alias efepule, Diosdado Nguema Eyi, Julian Ondo Ncum, Elias Esono Ebang alias elias bombero, etc). Todos esos asesinatos respondían ademas a la demanda antropofagica del dictador, y por tal razón todas las víctimas fueron descuartizadas y mutiladas de sus genitales, del corazón, del cerebro y de otros miembros utilizados para la confección de amuletos.

Por su parte, y en contribución a la obra macabra iniciada por su cuñado, Tahata y sus hermanos han conducido un verdadero exterminio en Mokom Esangui, el poblado natal de su madre Okom Mba Esono (por defecto y al no conocerse a la familia de Nsue Mba), asesinando a su tio Ebang Mba (guardian en la sede de iberia hasta su muerte), a su primo Tungu (oficial del ejercito), a su hermana Asuncion alias muankaban (asesinada en Miami), a sus primos (coco, chacho y okon badia), a su sobrino Tito hijo de Juan Olo (entregado por el mismo Olo a fines brujeriles, que también les entregó a su hermano Alfredo y recientemente a dos hermanas suyas a los mismos fines de sacrificio), a su tia Eseng (madre de la ex embajadora Purificacion Angue), asesinada discretamente  durante la crisis del covid-19, etc. Todos esos asesinatos rituales fueron planificados y ejecutados por la estirpe de Nsue Mba, liderados por su madre Okom Mba Esono y su primo Juan Olo Mba, y contaron por tanto con el asentimiento de Tahata, el cínico.

Los descritos antecedentes familiares, totalmente verificables, asi como la narrada campaña de asesinatos, igualmente acreditada mediante una prolija probanza, bastan por sí para describir la relación de odio que une la familia dictatorial al distrito de Mongomo. Por tanto y a nivel de proyección social, en relación a la estirpe de Nsue Mba, y mas concretamente a Tahata. Valga reiterarse que salvo en el poblado de su madre, no tienen familiares consanguíneos en ningún poblado de Mongomo. Por tal razón, no cultivan relaciones sociales en su poblado de adopción, y repiten hasta saciedad que sus moradores no son familiares sino criados (de hecho su “cuñado” solo les asigna funciones subalternas de guardia, cocinero o chófer en los palacios presidenciales).

Angong-Obuck es en efecto, al termino de 41 años de dictadura obianguemista, el poblado que siempre fue, humilde y sencillo, cuyos únicos signos de ostentación son precisamente los palacios de mármol de Tahata y sus hermanos, eso si, rodeados de las chabolas de madera y otros tugurios que conforman su estructura urbanística. Contrariamente a las aberrantes manifestaciones del dictador, los oriundos de mongomo-obuck no se han aprovechado de la efímera bonanza del petroleo, y aparte de los palacios, hoteles, golf, basilicas, etc, que le pertenecen a él mismo y a su familia, nada ha cambiado para el resto de moradores de Mongomo. Sí la generosidad de Tahata y los suyos ha beneficiado a otros distritos como Akonibe y Nsok-Nsomo, en Mongomo el cleptómano Tahata ha exigido siempre el derecho de pernada a todas las tías, primas y sobrinas que fueron a mendigar su caridad desdeñosa, abusando sexualmente a todas. Las aludidas se reconocerán pero por tacto no las citaremos, sabemos que fueron forzadas y lo vivieron como una tremenda humillación.

Por tanto, el repentino distanciamiento de Tahata de los designios familiares no obedece a ningún animo expiatorio o de reconciliación, sino a la mera búsqueda de apoyos a su proyecto de presentarse como alternativa a la sucesión del dictador (apoyado por la bruja Okomo Mba). Tal pretension justifica la rivalidad sobrevenida entre Teodoro Nsue Biyogo (presentido inicialmente para asumir la regencia ante la incapacidad de TNO), el mismo TNO y el interesado. A tal fin, y desde que se instalara en Guinea Ecuatorial, procedente de uno de esos centros formativos extranjeros dispensadores de falsos diplomas, Tahata ha tratado en vano de cultivar una imagen de respetabilidad y de humanidad para comprar conciencias. Sirviéndose de su liderazgo en los entornos futbolísticos y artístico, y distribuyendo prebendas millonarias a los eternos limosneros (habiendo llegado incluso a distribuir numerosos vehículos de alta gama).

En definitiva, su tentativa de distanciarse del proyecto familiar de transición a favor de su sobrino solo persigue como finalidad la de afianzarle como alternativa ante la demencia simultanea de ese último y de su hermano Nsue Biyogo. Una tentativa vana que no puede distraer nuestra vigilancia, por cuanto que él esta afectado de la misma indignidad que los demás miembros de su familia. Y por cuanto, como ya ocurriera en la familia del mismo dictador, las disensiones son, en el circulo familiar restringido, superficiales y efímeras: Holanda, Alandi y djudju, Ndong Ona, Armengol y Omumuan, etc, opuestos a las proyecciones de Obiang y de su vice, pero unidos para humillar y espoliar al pueblo; y por tal razón resignados ante el plan sucesorio impuesto por la primera en todo de la nación , a su marido el dictador.

Tahata y lo suyos deberían estar avisados, Mongomo, la ciudad de Mba Nndong, volverá a ser la ciudad de la amistad, si bien en su caso mal le supo ser tan acogedora. La eufórica sensación de invencibilidad que les alberga, por la longevidad del reino del mal, les llevará a la perdición como ya lo hiciera con todos los de su especie. El futuro no puede depararles mejor suerte que a Saddam Hussein, Khaddafi, Mobutu, Bokassa, Eduardo dos Santos, Robert Mugabe, etc.

Desde Otumasi ,con amor.

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *