Estimado presidente (paranoico).

Le pediría disculpas por empezar está carta de esta manera, pero me es imposible buscarle otro calificativo que no sea “paranoico” ,según detecto en sus actuaciones. Usted está atravesando momentos en su vida que no sabe de quién fiarse, está totalmente perdido, desorientado. Usted ya superó todos los límites habidos y  por haber. Y por perder, lo primero que se le fue de las manos es la vergüenza.

Es irrisorio saber que presume de ser ” el único hombre” de Guinea Ecuatorial; igual sí, porque, en realidad eres la burla  personifica. Todos, absolutamente  todos los guineoecuatorianos se burlan de ti. ¿Usted no se detiene un momento y pensar que todos, por el miedo a no morir, se tronchan a sus espaldas? Claro, me estoy contradiciendo porque se me olvidó que ya dije con anterioridad que, usted ya perdió la vergüenza.

Intentando leer su frustrada mente, seguro que convendrá conmigo que doy  de lleno en la diana

Sabe perfectamente que no tiene ninguna salida, corto de luces por tanto, la única manera de actuar es con maldad; es consciente que ha metido la pata hasta el fondo; en cualquier tribunal del mundo, a usted lo condenan sin que los alegatos del juicio sean escuchados del todo.

Ha  llegado a los extremos de decir: “Me da igual lo que le pasé a mi familia después de mi muerte, una vez muerto el perro, se dispersan las pulgas”. Ya dio por hecho que, su familia, todo tu linaje, está condenada de por vida

También sabe que, eso que llaman “comunidad internacional” está de su lado por beneficios que obtienen de nuestros recursos naturales (petróleo, oro, diamante,gas…) Solo de un buen ladrón, los demás pueden tener confianza para seguir robando; ellos necesitan que tenga  a todo el pueblo entre cadenas, porque de esa manera no habrá objeciones por parte de nadie; mientras los dos bandos, ellos y tú ,roban a manos llenas.

Es usted consciente que hay nativos muy bien capacitados para llevar mejor las riendas del país. Pues, ahí están basadas tus paranoias; mientras está en vida, no quiere que otros prueben que se podía muy bien las cosas en el país.

Es insólito que, un país tan pequeño en población y dimensiones geográficas funcione solo como lo hace ahora

El país está a la deriva, por mera ficción existen políticos; tiene un presidente que, sólo le interesa sus negocios particulares; mientras, su población minúscula padeciendo a todo y en las cotas máximas. Nunca pensó en el futuro de ese país. Deberías informarse un poco de Dubai que tanto te gusta ir a descansar en sus hoteles céntricos y equipararlo, no en discursos demagógicos de “estamos a la altura de otras naciones”, No. Guinea Ecuatorial debía ser igual o mejor en consonancia con la hospitalidad que caracteriza al africano en general.

Todo lo suyo es con mala fe, su nerviosismo visceral delata en gran medida su preocupación por su estado de estado de su salud y por ende, su malicia congénita. Está  en sus últimos telediarios y todo lo hace sin importarle nada, ni a nadie.

Su esposa a pesar de ser una “diabla” personificada, otra que llegó maldecida al mundo, su maldad no tiene límites por eso el famoso dicho de ” Dios les cría y ellos se juntan”

Realmente faltan calificativos para ustedes, se puede hablar con gente que razona, pero ustedes no saben qué quiere decir “la razón”

Su mala reputación ya es universal; a puesto lo que sea que, los marcianos también ya saben de Ud. , en su máxima expresión negativa;  de hecho, cuando uno se encuentra  en un país extranjero y le preguntan de que país es, al decir  “de Guinea Ecuatorial”, lo primero que le dicen es; Obiang. Todo por su reputación indigna, es Ud. un nefasto en todo

Personalmente, le haría una de las mejores propuestas que puede obtener de un ciudadano: Deja de hablar de DEMOCRACIA en los foros internacionales porque, con eso nos sigue avergonzando por el mundo entero.

Su partido es de facto y criminal. No se crea en ningún momento que los guineanos somos tontos, no; lo que no estamos dispuestos a perder es la vida por sus locuras; pero eso sí , ten por seguro que si usted no cobra todo el mal que ha causado a nuestro pequeño país, lo cobrará su linaje como se lo he señalado línea arriba.

Quede claro que los países no desaparecen sino las personas y Guinea reflotarán  por muy tarde que sea; pero, sus colaboradores sufrirán las consecuencias. Aplíquese el dicho de ” no hay mal que dure mil años ni cuerpo que lo aguante”

Usted ya está muerto y lo sabe, pero por fastidiar necesita seguir matando y dejando huérfanos a un montón de niños.

Usted no duerme, aunque diga lo contrario, usted es consciente del mal que ha hecho y como sabe que no habrá un perdón, por eso su único camino es  insistir haciendo el mal.

Ejemplos de dictaduras los hay en casi todos los países fronterizos y en el más allá de ellos pero, no se nota tan descaradamente porque, la población es libre de decir lo que quiera; para la cosas subiditas de tono, está ley para determinar los límites de la libertad de expresión. A usted sólo le falta encargar bozales para toda la población; si todavía no lo ha hecho no es porque ganas le falten

Llevo rato escribiendo, con ganas de decirle hasta lo último que hace mal; pero también me doy cuenta que usted se ha vuelto sordo, mudo desde luego que no, porque lo único que desea es que el pueblo le escuché sólo a usted.

Sólo me queda darle el réquiem porque, llegó su momento; haga lo que haga, se le acabó el San Fermín…. Usted está presenciando sus últimos desastres. Ah, no. Se me olvidó decirle que le pida a Dios o mejor dicho, a Satanás que en cuanto venga por usted no olvide llevar a su queridísima primera en todo, porque como se quedé en tierra, pobre de ella.

Me he dirigido a “usted” con formalismo de respeto no porque se lo merezca, sino más bien por mi educación, cosa que usted carece.

Sr Obiang, váyase o muera pero dejé al pueblo guineano elegir su futuro.

De un guineoecuatoriano a un ecuató que, llegó echado de Gabón

Radio Macuto Facebook

Impactos: 890

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *