Por José Eugenio Nsue

Pensábamos que el dictador y asesino Obiang no podía sorprendernos más, nos había demostrado qué tipo de persona era; con sus actos y decisiones se sabía que era un elemento tremendamente peligroso, despiadado, cínico, egoísta, mentiroso, sectario, embaucador, fornicador, cleptómano, criminal, separatista, regionalista, cruel e insensible; es tan malo que muchos dudamos si es realmente un humano, un marciano, un extraterrestre o un humanoide. De él no se puede esperar nada humano.

Con esta broma macabra de la convocatoria electoral para este próximo 20 de noviembre y todas las ceremonias brujeriles, payasadas y esperpénticas organizadas para entretener y burlarse de la paupérrima y miserable población, él nos está mostrando su otra cara, la más descarada, provocadora y profana; la que definitivamente le acredita como una malísima persona, un sádico y ruin.

A falta de propuestas y promesas que presentar de nuevo al pueblo ya que durante más de 40 años, nunca jamás ha cumplido ninguna sola de sus promesas, ni ha hecho nada que beneficie al conjunto de la población (ni una sola escuela primaria, instituto secundario u hospital en ninguna cabecera distrital salvo en Mongomo, su pueblo ¿natal?), ni falta le hace porque es un descarado; en ese safari nacional que están llevando a cabo para entretenerse y seguir cazando no animales sino las personas, a modo de despedida de este mundo, si no lo había dejado hace tiempo porque él mismo habla del cielo y el infierno aunque seguramente se equivoca de destino, cree que iba al cielo y estar entre los santos cuando su destino definitivo era el opuesto, el infierno junto a Lucifer; echando los últimos estertores, está diciendo incoherencias e insensateces como en la semana pasada cuando se proclamaba santo de las tinieblas por haber hecho tanta maldad y matar a tanta gente; esta semana se ha metido con todos los que le cantan a la cara las verdades a través de los audios y demás medios de las redes sociales y piensa que los insulta u ofende al decirles que “llevan chancletas”, como si el hábito hace al monje; ¿cuántos de su jauría llevan trajes millonarios como su propio hijo Tontorín, y a pesar de esa apariencia y lujos siguen siendo unos merluzos y percebes? Claro, ellos viven y han vivido toda la vida de apariencia sin tener nada en sus huecas cabezas.

En Akonibe, distrito natal del apresado y humillado dirigente de CI, Gabriel NZÉ OBIANG, su desfachatez y sinvergonzonería las elevó hasta el grado sumo al decir delante de los familiares y parientes de NZÉ OBIANG y de los 10/13 muertos a los que ha ocultado sus cuerpos durante la invasión del domicilio de Gabriel que: “Akonibe no es de Gabriel NZÉ OBIANG, le pertenece”; “los oriundos de Akonibe se han portado mal al haber apoyado a su hijo nativo, pero les perdona a condición de que rectifiquen y vuelvan al PDGE, y en las próximas elecciones no debe haber ni un solo voto en contra. El Comité de seguimiento y el Consejo distrital del PDGE serán vigilantes”; “en caso de observar que hay votos en contra del PDGE, no se les volverá a perdonar y lo van a pagar caro, muy caro”; “a Gabriel NZÉ OBIANG, tras haberle confiado distintas responsabilidades (Director de una academia militar, viendo que era incapaz, le volvió a mandar a Mongomo, su ciudad natal, como Jefe militar además le dio como regalo 40 millones de francos cefas para que construyera una vivienda”…; “a pesar de tanta protección y tantos privilegios del que decían que no sabía nada en cambio le seguían confiando altas responsabilidades militares, NZÉ OBIANG desertó huyendo a Camerún y luego a España desde donde empezó hacer mucho ruido”. “A pesar de todo, no tuvo en cuenta todas sus bravuconadas, le dejó regresar al país, legalizó su partido y le permitió hacer una gira nacional con todo tipo de lujos y protección y participar activamente en los debates entre los partidos sin tener en cuenta sus antecedentes (lo que no ha permitido ni tratado a ningún otro opositor; ¿por qué?); sabía Obiang que NZÉ OBIANG había llevado abogados colombianos, “cuna de terroristas”, había reclutado en Guinea a “bandidos y ladrones”…

Si antes le había consentido a NZÉ OBIANG todo y este le estaba subiendo a la barba, ¿por qué impidió que la justicia le persiguiera hasta ahora que ha ordenado su detención; qué tenía miedo? Una clara demostración de que Obiang está acabado y se acaba igual de como había empezado mintiendo, burlando, ensañando, provocando y desconsiderando. Ir al pueblo de uno (Nze Obiang) después de haberle humillado públicamente paseándole desnudo por las calles de Malabo como en tiempos de la Santa Inquisición, y después de asesinar a más de 10 personas durante el asalto a la sede de CI y ocultar sus cadáveres, para vanagloriarse y profanar a los oriundos de Akonibe diciendo que el distrito no es del que ahí ha nacido, sino suyo por narices; amenazarles con represalias si no le votan, que después de 43 años sin hacer nada en ese distrito (ni una escuela, ni un instituto, ni un centro de salud), ahora sí va a hacerlo, y los guineanos que viven como autistas (con perdón a los enfermos de esta terrible enfermedad de verdad) o tarados, se lo consienten, no reaccionan. Obiang se ha creído estar por encima del mal y el bien, se ha arrogado todas las potestades y atribuciones que debían de corresponder a los tres poderes de la democracia (ejecutivo, legistivo y judicial); él sólo ejerce a la vez de Jefe de Estado y Gobierno, Legislador (determina qué leyes aplicar, cuándo hacerlo y contra quién) y Magistrado (determina y dicta quién o quiénes entran a la cárcel y quiénes salen); o sea, él sólo dicta, ordena y ejecuta por lo tanto, Obiang es conocedor de todos los desaparecidos, asesinatos, torturados y encarcelados del país. Los que le acompañan no son más que simples comparsas que sirven como niños de recado y como brazo ejecutor aunque no les exime de su responsabilidad.

La caradura de Obiang y los que le acompañan en todas esa fechorías es digno de un examen psiquiátrico. Desde que empezó ese espectáculo bochornoso de la campaña (¿cómo se va a hacer la campaña cuando ya se sabe que el contrincante no puede sacar ni el 1% de votos aplicando su ecuación de oro?). Se atreven llegar a los más recónditos poblados donde la civilización aún no ha llegado con sus potentes todoterrenos que embarrancan por falta de carreteras y todos se embadurnan de barro por intentar sacar los coches; ¿por qué coño quieren llegar a esos pueblos olvidados ahora cuando en más de 40 años no se ha hecho nada para que esa gente viva con cierta dignidad y cuando saben que nadie vota en el país, los votos son por decreto?

Son tan cobardes que hasta no se atreven a debatir en televisión que es suya con el único opositor que se ha arriesgado a acompañarles. Resulta que una cabra o burro como es Teodorín Nguema Obiang, director de campaña del PDGE (le retiran para que no siga haciendo el ridículo en público y le ocultan al igual que a su tío Efamba y su madre Constancia para que no hagan el ridículo ahora que las redes sociales no tienen restricciones y se graba todo y se ve todo); es el que le aconseja a un universitario que vaya a debatir con cobras porque a ellos no les hace falta debatir con los que no van a conseguir ni el 1% de los votos, en lugar de reconocer que ni el padre, ni la madre, ni mucho menos el hijo pueden mantener un debate público de ideas y razonamiento porque primero no tienen qué decir, justificar, ni prometer de nuevo; en segundo lugar porque no saben hablar ningún idioma.

La culpa la tiene Andrés ESONO ONDO, no me cansaré de repetirlo; por querer legitimar y normalizar a unos individuos y un régimen caducos al acompañarles a esas farsas elecciones, hablar de debates, de confrontar programas como si fueran otras personas, para que luego te conteste un mono que representa un régimen dictatorial y criminal; ¿desde cuándo un humano puede invitar a un simio, cabra o burro a hablar de la política, hacer debates? Aun si fueras san Francisco de Asís que llamaba hermanos a los animales, al agua, al fuego, a la tierra: loado mi Señor.

Así lo pienso y así lo digo;¿qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Impactos: 591

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *