¡Hola! vengo a contarles un poco sobre la situación en la que muchas de las jóvenes estudiantes y alumnas pasamos en los centros educativos de Guinea Ecuatorial.

Nosotras, nos vamos a clase para estudiar y aprender, para ser formadas por los profesores, pero ¿qué hacen los docentes actuales?Las estudiantes y alumnas son sus mujeres o amantes, las conquistan y si llegase haber un ‘no’ como respuesta esa tiene la materia suspendida, y si la tiene suspendida reprueba el curso.

No sé ustedes, pero para mí, el profesor es quien me enseña, quien me aconseja, quien me educa: el profesor es mi segundo padre, mi familia y no mi novio, amante ni esposo.

El profesor es la persona que me forma para el día de mañana ser alguien de valor, me guía, me orienta.

Los profesores conquistan a las estudiantes, abusan de nosotras y muchas veces nos preñan o simplemente nos transmiten un virus.

Muchas se ven obligadas a aceptar por el simple hecho de querer pasar el curso y dejar de vivir esa tragedia tremenda, nos suspenden sólo para podernos llevar a la cama y abusar de nosotras  sexualmente y muchos lo consiguen desgraciadamente.

Los profesores olvidan que las estudiantes y alumnas son sus hijas, hermanitas y que aun ellos contentos de haber logrado el objetivo, a nosotras nos matan por dentro, nos marcan y no volvemos a ser las mismas.

Yo señor profesor, no soy su amante. El que usted sea hombre no le da derecho a tomarme como mujer porque si, no, usted es mi profesor, mi padre, abuelo quizás, por favor, deje ya de acosarme, de amenazarme, de chantajearme en reprobar el curso que soy su hija, su hija, mírame con ojos de un padre no de un hombre. Basta ya profesores, basta ya de tanto acoso y violación en los centros a vuestras alumnas y estudiantes, somos hijas  ajenas, basta. A mí me lastima cuando me toma a fuerza, me duele cuando me reprueba porque en el salón tengo a uno que le gusto, lloro de angustia cuando usted me toma como su mujer para que sea su perra, yo no soy una trabajadora sexual, soy estudiante, su hija, soy mujer, una mujer que se quiere superar, por favor, YA BASTA.

Son la minoría de mis hermanas y hermanitas que están a gusto de sus encantos, no tiene la culpa, ustedes tampoco sino nuestras madres pero, ustedes conscientes de tener en casa a hijas, póngase en el lugar nuestro, el de nuestros padres y sean hombres de verdad.

Ustedes no pueden pasar la vida chantajeándonos, ¿ese es el precio que hemos de pagar por ser mujeres?

¡Señores profesores! Nosotras no somos sus mujeres, ni amantes, somos sus alumnas, hijas que ustedes forman para el día de mañana ser gente de valor y echar nuestro granito de arena en nuestro país.

En nombre de todas y que soy todas en una sola, vengo a suplicarles que, solo se limiten en hacer su trabajo de docente, en guiarnos, en enseñarnos. Sean docentes vocacionales y no bocacionales. De verdad, es una vergüenza que el país y los tutores depositen su confianza en ellos para orientar pero sin embargo, algunos están para mermar la imagen del profesorado en el país, conquistando a las alumnas, estudiantes, cogiendo dinero a los alumnos para pasar el curso, tomando como mujer a las alumnas para pasar el curso. ¡Dais vergüenza! Desgraciadamente al no ser la mayoría son la mayoría que se ven afectados por el comportamiento tan inhumano de algunos.

¡Yo no soy su mujer, soy su estudiante!

EL PROFESOR ES MI PADRE Y NO MI AMANTE.

Juanita Obono ABEKARA EYANG, Mujer Homofeminista, Escritora, Actriz, Activista y luchadora de los derechos de la mujer.

Radio Macuto Facebook

Impactos: 877

Un comentario en «Profe, no te amo»
  1. Todos sabemos que el percance a veces nos lleva a la decepción de esto,no solo se habla de derechos humanos sino que también se habla de derecho de la mujer sea niña,adulta o sea ya una mujer de verdad porque cuando estás tres personas son una sola persona es decir que en cualquier lugar que ellas están debemos brindarles el respeto que les corresponde nosotros los profesores ahora cuando ya le abuso a una estudiante porque creo que no es una mujer todavía como la que tengo en casa casada obligatoriamente la ley debe caer sobre mi persona

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *