Tiranía

Antaño vivía rodeado de césped,

que con orgullo iluminaban mi esperanza.

Antaño  mi vida fue feliz,

hostil a la violencia macabra de los forasteros que arrimaron ancla.

Anclas manchadas de la sangre de nuestros progenitores.

Hijos de la diáspora nos convertimos por necesidad.

Lloro a los anfitriones y Dioses de mi tierra añorada.

Huésped me hizo la historia que del yugo del colono derramé sangre.

Con ternura vivo, dolorido permanezco,

Ante el silencio que revienta mis tímpanos.

Con fuerza permanezco de pie y alto como el baobab,

Mi mirada vuela esas tierras que lloran en  presencia de una locura sorda.

Sordo son esos pensamientos que acompañan la barbaría de esa casta inculta.

Tiranía es.

Pepin Copariate

Radio Macuto Facebook

Impactos: 618

Radio Macuto Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *