Llagas

Sociedad mortífera,

injusta y egoísta,

que agobias mi pecho dolorido en busca de quietud.

Pueblo que con tu sonrisa encienden la hoguera del fuego

que mantiene viva el ímpetu de tu plebe.

Dioses olvidados que sois,

cercanos de la choza y de las aldeas,

mantened la danza y el canto en los arraigos de los poblados.

Viviré soñando hasta que me despierte

de este letargo.

Vos sois el reflejo de una mirada sin lágrimas.

Con esperanza y en silencio

esperamos retornar a la cima de las aldeas.

Cantemos a Chiba por su Grandeza

Y a los espíritus vagabundos;

el canto de la perdiz.

Pepin Copariate

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *