Si la oposición guineoecuatoriana y los potenciales tránsfugas del PDGE no logran unirse en torno a un solo proyecto político, Obiang y sus hijos durarán hasta la eternidad.

El ejemplo de lo que ocurrió en Gabón.

El próximo 27 de agosto se van a cumplir cuatros años de las fraudulentas elecciones presidenciales que llevaron al poder por segundo mandato a Ali Bongo Ondimba, hijo de Omar Bongo Ondimba que gobernó Gabon por casi cuatro décadas. Las elecciones del 27 de agosto del 2016 son particularmente un ejemplo claro de falta de unidad de acción de parte de los actores políticos para vencer a gobiernos autoritarios, sobre todo para todos los demás países del África central gobernados por dinastías de gánsteres que se aferran al poder eternamente.

Al final de los primeros siete años del gobierno de Ali Bongo, tras el fallecimiento de su padre en el 2009, se convocaron las elecciones presidenciales, que debían tener lugar el 27 de agosto del 2016.  Sin haber aprendido o sacado lección alguna sobre las elecciones legislativas del 2009, en las que nada más y nada menos que 23 candidatos se presentaron para las elecciones presidenciales, aunque, más tarde, la comisión electoral solo llegó a validar la candidatura de 17. En las elecciones del 2016, 19 candidatos volvieron a presentar sus candidaturas para la Comisión Electoral, que más tarde solo validó las candidaturas de 14 postulantes.

La similitud de las elecciones del 2016 con los siete años atrás es que, un antiguo barón del Partido Democrático gabonés, volvía a desafiar a Ali Bongo Ondimba en unas elecciones, como fuera en el 2009 con Andre Mba Obame, esta vez el principal adversario político no era otro que Jean Ping, antiguo presidente de la Unión Africana, y diplomático de carrera. Los otros candidatos cuyas candidaturas habían sido validadas fueron, Casimir Oye Mba, antiguo gobernador de la BEAC, y presidente de Union Nacional, una coalición electoral fundada por el difunto Andre Mba Obame. El Sacerdote Paul Mba Abessole histórico opositor a Omar Bongo, que mas tarde se adhirió a su gobierno, Pierre Claver Maganga Moussavou del Partido Democrático Social que había ostentado diversas responsabilidades en el gobierno del Bongo padre, Agustin Moussavou del Partido Socialista Gabonés, y una gran variedad de postulantes que iban independientes, de entre ellos Raymond Ndong Sima, gran economista gabonés, que fue de los últimos primer ministros con Omar Bongo, Guy Nzouba Ndama, eterno presidente del parlamento gabonés, que unos meses atrás había dimito del Partido Democrático gabonés, creando un movimiento político llamado Herencia y Modernidad ( Heritage et Modernite) compuesto en su mayoría de grandes personalidades que se habían desligado del Partido democrático gabonés.

Otros independientes fueron Bruno Ben Moubamba, filosofo, e iniciador de una huelga de hambre en las elecciones del 2009 para protestar por que las elecciones se pospusieran a fin de dar más tiempo de preparación a los candidatos.

La lista de los independientes seguía con Laurent Désiré Aba’a Minko, Gérard Ella Nguema, Abel Mbombe Nzoudou, Dieudonné Minlama Mintogo, y finalmente Léon Paul Ngoulakia primo maternal de Ali Bongo, y antiguo director de los servicios de Inteligencia de Gabon.

Durante muchos meses, toda la oposición había trabajado en la estrategia de unir las candidaturas para llegar con mayores posibilidades de ganar a Ali Bongo, y  no fue hasta mediados del mes de agosto, el mismo mes de las elecciones, cuando Casimir Oye Mba que lideraba Unión Nacional, Guy Nzouba Ndama , que tenía a bajo sus paraguas a los disidentes más frescos del Partido Democrático Gabones, Léon Paul Ngoulakia primo materno de Ali Bongo y Aba’a Minko, optaron por retirar sus candidaturas para apoyar al Candidato Jean Ping.

Quedando las elecciones compuesta principalmente de Ali Bongo, Jean Ping, Pierre Claver Maganga Moussavou, Gérard Ella Nguema, Abel Mbombe Nzoudou, Dieudonné Minlama Mintogo, Agustin Moussavou King, el sacerdote Paul Mba Abessolo, el economista Raymond Ndong Sima, y el filosofo Bruno Ben Moubamba.

Las elecciones se celebraron el 27 de agosto, y los resultados finale de las elecciones estaban programados para ser anunciados el 30 de agosto, tres días después de los comicios, aunque finalmente , por tener que manipular los datos electorales de la provincia de Haut Ogoue, feudo de los Bongo, se sabe que los resultados no pudieron ser leidos por la Comision hasta el 31 de agosto del 2016.

La anécdota mas sobresaliente de la extensión de la fecha de la proclamación de las elecciones fue la que protagonizó, el representante provincial de la Candidatura de Jean Ping por el Haut Ogoue, a quien, acercado por familiares de Ali Bongo, propusieron una suma de 50 millones de francos cfas para que aceptara y firmara las actas electorales de toda la provincia del Haut Ogoue para dar validez a las hojas electorales ante la Comisión electoral Nacional la CENAP. Al final, para cuando la Comision Electoral hizo la proclamación de los resultados electorales, los resultados daban a Ali Bongo, 177,722 votos, Jean Ping conseguía 172,128 votos, Bruno Ben Moubamba 1,896, Raymond Ndong Sima 1,510, Pierre Claver Maganga Moussavou 1,130, Paul Mba Abessole 761, Gérard Ella Nguema 583, Augustin Moussavou King 553, Dieudonné Minlama Mintogo 393, Abel Mbombe Nzoudou 214 .

Con este panorama si todos los candidatos se hubieran sumado entorno a una candidatura única detrás de Jean Ping, hubieran sumado un total de 179,168 con los hubieran ganado un margen de 1446 votos, que, aun con el 95.5% de los votos y sobre una supuesta participación del 99.9% del electorado del Haut Ogoue,  Ali Bongo hubiera terminado vencido. La aglutinación de candidaturas, dio lugar a una dispersión de votos, que no favoreció en nada a los aires de cambio de la gran mayoría de la población gabonesa.

Sabemos todos a ciencia cierta, que en el caso eventual de una desaparición de Obiang Nguema, el PDGE se vería fracturado en miles de partes, porque, aunque ahora no haya indicios de alguna disidencia en el seno del Partido Democrático de Guinea Ecuatorial, sabemos que esta existe, y se hará notoria con una eventual desaparición del Presidente Fundador.

Es por esta razón, que en lugar de que aparezcan en el espectro político guineoecuatoriano nuevos partidos políticos cada año, deberíamos todos consensuar un programa político conciliador, es imperante pues, una mesa de dialogo de todos los actores políticos de la oposición tanto de dentro como los de la diáspora, afín de consensuar los puntos de convergencia que nos apelen a la unidad nacional y que nos conduzca a una candidatura única en el eventual caso de unas elecciones limpias y transparentes en Guinea Ecuatorial.

La redacción de Radio Macuto

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    apocalipsis22

    (julio 22, 2020 - 9:31 pm)

    El problema no es quitar a Obiang del poder… Pero y después de eso, que? Os habéis sentado alguna vez para meditar y ver lo que está pasando en Irak o en Lybia?
    Ellos pensaban que Gadafi era el problema, pero creanme que muchos hoy le están llorando y se arrepienten sentados sobre sus camas escuchando el ruido de los bazucas y morteros…Una oposición indecisa es la que piensa llevar las riendas de ese país? Necesitamos una GUINEA unida,dirigida por gente llena de integridad y de temor de Dios, libre de delincuentes con chaqueta… De momento no veo a nadie con esas cualidades. Solo cantamañanas…Muy lamentable…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *