Mi dolor

Viviré postrado frente al mar,

mirando la vergüenza agonizar.

Viviré sentado esperando el amanecer,

que trae la esperanza de mi pueblo.

Pueblo quebrado,

dolorido, azotado, que llora sin lágrimas.

Un día, quizás, los hijos de la diáspora,

tomarán conciencia de sus raíces.

Y quizás retornen para limpiar,

las pieles mortíferas y secas de una memoria frágil.

Somos anfitriones de palabras,

líderes de gritos,

mendigos en las puertas del colono,

que con su locura nos encontramos vagabundeando

como huérfanos que somos.

Rutina es nuestro sueño incompleto,

triste y abrumado, sin timón.

Y al borde de la explosión?

Pepin Copariate

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *