Al término de la inspección del sector forestal (ordenada por TNO y llevada a cabo por los servicios del ministerio de defensa y seguridad nacional), y del arresto de altos mandos militares por su presunta violación de la normativa forestal (los decretos números 7/2017 de fecha 31 de enero, y 182/2018 de fecha 28 de noviembre, que regulan la prohibición de tala de especies protegidas y la exportación de la madera en rollo), el dictador otorgo seguidamente otro decreto circunstancial por el que reiteraba la prohibición de la explotación de la actividad maderera (decreto número 84/2020, de fecha 15 de septiembre). Mientras tanto y a la vista de todos, la familia dictatorial y sus testaferros seguían explotando impunemente las especies proscritas por los referidos decretos, en virtud de autorización expresa del mismo dictador. A continuación, contradiciendo su propio mandato, el dictador otorgó recientemente el decreto numero 93/2020, de fecha 26 de octubre, por el que ahora, por circunstancias especiales ligadas a la crisis económica, autoriza la exportación de madera en rollo.

El referido giro normativo no solo es tributario de la discontinuidad de las proyecciones políticas del dictador, sino que participa de la consabida estrategia de legitimación del acaparamiento y de la privatización de los recursos del Estado por la familia dictatorial. En efecto, el reformado decreto implica que la crisis económica legitima nuevamente el derecho de exportar la madera, un derecho que asiste, no a los militares sancionados, sino a los mismos miembros de la familia dictatorial que de todas formas siguieron explotando dicha actividad pese a la prohibición impuesta.

El evocado normativismo redhibitorio, al igual que la verborrea anti-occidental y el pretendido nacionalismo económico del dictador, concurren al mismo fin de legitimación de la expoliación del Pueblo. El lema demagógico de hacer el bien y evitar el mal (entiéndase al revés) sugiere (sin convencer ni a la parroquia del PDGE) que la explotación de los recursos del pais para fines ajenos al interés del pueblo, es injusta cuando lo es por el colono. Sin embargo es justa cuando es obra de un déspota nacional, siempre que éste mantiene la lealtad de las élites mediante la caridad institucionalizada. En tal supuesto, la sumisión del pueblo en la mas abyecta miseria puede considerarse por la comunidad internacional como un daño colateral de la historia. Teodoro Obiang puede por tanto seguir emulando a los déspotas franceses (y afirmar como Louis XIV que “él es el Estado“, y predecir, como Louis XVel diluvio después de él“) mientras prosigue la exterminación de los recursos naturales de nuestros pais (bosques primarios, hidrocarburos, minerías, etc), ajeno al lamento del gentío. Tras 42 años de paz reinante ya no habrá ni motín ni revolución ! 

Sin embargo, la legitimación de la exterminación del ecosistema forestal por el dictador, y la auditoria del sector forestal (correspondiente únicamente a los ejercicios posteriores a la gestion del ministro de bosques TNO), ofrecen el marco propicio para una retrospectiva sobre la agenda ecológica de la dictadura, al termino de 42 años de despiadada explotación de los recursos naturales. Toda vez que la comunicación institucional sobre dicha temática (orquestada por el gobierno y las agencias de las Naciones Unidas), esta motivada por el deseo de mitigación del impacto medioambiental de la explotación forestal y de la actividad extractiva.

Sin embargo y a pesar de la opacidad impuesta, la creciente inquietud ciudadana se arraiga en la percepción directa de la degradación de la calidad del habitat y de la salud publica, especialmente en los enclaves  periurbanos y rurales. Por otra parte, la recurrencia de los informes alarmistas, evacuados por operadores independientes, ha contribuido igualmente a reforzar el sentimiento de zozobra de nuestros conciudadanos. Con probada razón dice un adagio popular que, no puede taparse el sol con un dedo. Del mismo modo, ni la simulada adhesion a la normativa internacional protectora del medio ambiente, ni la persistencia de los informes lenitivos de las agencias de las Naciones Unidas (FAO y PNUD) pueden ocultar una realidad documentada como lo es el desastre ecológico implantado por el sátrapa desde su accesión al poder mediante el golpe de estado de 1979.

La desenfrenada deforestación ordenada por Teodoro Obiang.
Desconocida de la opinion publica antes de la aparición de la era informática, la amplitud de la explotación forestal fue revelada por primera vez con ocasión del proceso judicial de los bienes mal adquiridos (en el que recayó la sentencia por la que se le condena a TNO a una pena de prisión de 3 años y a 30 millones de euros de multa por sustracción y blanqueo de caudales públicos). El mismo dejó patente que el tren de vida ostentatorio de TNO se financiaba (antes de la diversificación de las fuentes de rapiña) a costa de la frenética deforestación de nuestro pais y de la derivada privatización de las tasas forestales. Por esa razón, habrá que diferir para tiempos mejores la auditoria de la gestion realizada por el ministro de bosques TNO y conformarnos con los informes correspondientes a periodos mas recientes. Si bien la acción de TNO al frente del ministerio de bosques (en tanto que autoridad política del ramo y a la vez adjudicatario de licencias de explotación), es determinante en el actual proceso de exterminación del ecosistema forestal. Siempre que, conforme se expone, la obligatoriedad de la normativa medioambiental exigible a todos los ciudadanos, no es oponible a la familia dictatorial. 

En efecto, y a pesar de adscribirse al marco internacional de protección de los ecosistemas forestales (forma parte de los programas CAFI, ECOFAC, CARPE, FORAFRI, PRGIE o PRIGMA, y esta integrada en las redes REPOFBAC, RIFFEAC, REFADD, RAAF), la normativa medioambiental de nuestro pais no se ajusta a los estándares internacionales. Por ende, no regula obligaciones de protección y de regeneración del ecosistema forestal a cargo de los operadores forestales. En tal sentido, numerosos informes (tales como el “informe sobre las causas directas y subyacentes de la deforestación y degradación de los bosques en Guinea Ecuatorial“) señalan la falta de voluntad política y de coordinación entre sectores e instituciones, la ausencia de un plan de ordenamiento territorial, la obsolescencia del marco normativo y su aplicación ineficaz, inconsistente y desigual, la falta de capacidades humanas, logísticas y técnicas de la Administración forestal para ejercer sus funciones, la falta de calidad y accesibilidad de la información pública, así como la limitada participación ciudadana, etc. Mientras que, a titulo comparativo, la República de Gabon consagra las dos terceras partes de su cobertura forestal a reservas naturales exentas de actividad humana, e implementa una regulación estandardizada de la actividad de explotación y transformación de la madera (articulada en los principios de preservación y de reforestación).

Consecuentemente, la amplitud de las zonas cedidas por la dictadura para la explotación de dicha actividad (mas de las dos terceras partes del territorio nacional, mientras que Gabon solo afecta a dicha actividad un tercio de su territorio, Camerún y Congo hasta el 50%), y las ingentes cantidades de madera talada y exportada, permiten hablar de sobre explotación (Guinée-Equatoriale : être off-shore pour rester national, Janet Roitman y Gérard Roso). En efecto, desde que suplantara la producción de cacao en los años 80, la explotación forestal conoció una repentina intensificación y se convirtió en la principal fuente lucrativa de la familia dictatorial que controla desde entonces las principales firmas que operan en el sector (SHIMMER, ABM, MONGOLA, SOFEGA, EXFOSA, CHILBO, WAN PEN, etc).

En tal sentido, numerosos informes independientes acreditan el desmantelamiento irreversible de la reserva forestal de nuestro pais. Tal es así que en su primera edición, el “informe sobre las causas directas y subyacentes de la deforestación y degradación de los bosques en Guinea Ecuatorial” (elaborado por los ministerios de economía, planificación e inversiones públicas y el de bosques y medio ambiente, con el apoyo técnico de la FAO, en el marco del proceso de desarrollo de la estrategia nacional de reducción de la deforestación y de la degradación forestal, EN-REDD, y del Plan Nacional de Inversión, PNI-REDD) predice la desaparición de los bosques primarios de nuestro pais para el año 2030, de sostenerse el actual indice de deforestacion. Los resultados del referido estudio indican como principal causa directa de la deforestación (verificada y cuantificada mediante imágenes satelitales) el aprovechamiento maderero industrial a gran escala y la degradación forestal fuera de los límites de las concesiones.

Obiang el químico nuclear y su vertedero de Annobon.
Al margen del sector forestal, el predicador y mejor hombre del PDGE se ha ilustrado por su “consciencia ecologica” en otros ámbitos, conforme ilustramos para los mas jóvenes y para los amnesicos. Es así como durante el transcurso del año 1988, Obiang el ecologista (asesorado por otros dictadores de su misma especie) suscribió un acuerdo con la empresa Buckinghamshire Emvi Tracks para almacenar mas de 7 millones de toneladas de residuos nucleares. Tras percibir un primer anticipo de 1.6 millones de dólares, la presión conjugada de ONG como Greenpeace, la prensa británica y norteamericana y del parlamento europeo obligaría al desalmado dictador a retractarse (y a conformarse con su floreciente negocio de trafico de droga a traves de su red de gangsters diplomaticos, como Lucas Nguema Esono, alias Luquito).

Antes de formalizar el acuerdo con Buckinghamshire Emvi Tracks, Teodoro y sus secuaces mantuvieron intensos intercambios con numerosos exportadores de residuos nucleares a países pobres, tales como la suiza Intercontract S.A. (exporta a Guinea Bissau y Nigeria), la holandesa Ven Santen B.V. (exporta a Congo), Sesco Limited de Gibraltar (exporta a Benin), la estadounidense Waste Export Management Incorporated, la firma Bauwerk A.G. de Liechtenstein, y la italiana Jelly Wax, etc. Todo lo cual fue transcrito en su dia por los órganos de prensa mejor referenciados en occidente.

Gabriel Obiang lima el prestidigitador, y el daño ecológico ocasionado por la industria petrolera.
Desde que saltara a la luz el escándalo de las mas de 600 cuentas bancarias del RIGGS BANK (a traves de las que la familia cleptocratica desviaba la renta petrolera a cuentas personales), se sabe que Gabriel Obiang Lima es una pieza clave en el dispositivo de malversación de los fondos del Estado. Encargado de mantener la opacidad que envuelve la exportación de hidrocarburos, es la caja negra de la falsificación de los datos de la producción petrolera (muy contrastados según las fuentes). Gaby Lima el prestidigitador, es ante todo el encargado de la privatización de la renta petrolera, a traves de mecanismo complejos de blanqueo. Gestion que realiza con celo y discreción y sin rendir cuenta mas que al mismo dictador, dueño auto proclamado de las finanzas del Estado. Pese a la frenética propaganda mediática desplegada por el prestidigitador para hacer buena figura, su solicitud de adhesion a la ITIE fue nuevamente rechazada ante la opacidad que envuelve la gestion corrupta del sector petrolero (por puro pudor). Tocante al legado ecológico de su padre de dictador, Gabriel Obiang Lima, es asimismo el encargado de tergiversar el desastroso impacto medioambiental de la industria extractiva.

En efecto, en relación al impacto de la industria extractiva sobre el medio ambiente, al igual que en los precintados sectores de actividad, la información lenitiva enlazada por el prestidigitador (ministro a cargo del sector desde hace 20 años) contrasta con el carácter alarmante de la difundida por los operadores independientes. Toda vez que consta que desde el estudio sísmico preparatorio (generación de potentes ondas sonoras de baja frecuencia), la actividad petrolera off shore conlleva efectos perniciosos sobre la fauna marina que perduran en el tiempo. Al igual que la perforación de pozos requiere la inyección de grandes cantidades de productos químicos en el ecosistema marino, los cuales causan la desaparición del oxigeno. Al tiempo que la extracción del crudo induce un sobrecalentamiento del agua y una concentración importante de sal, metales pesados y a veces de material radioactivo, altamente nocivos para el medio ambiente.

Pese a requerirse un estudio del impacto medioambiental previo al inicio de las operaciones de exploración (meramente prospectivo y teórico), el gobierno no ha realizado (en 25 años de explotación petrolera off shore) una valoración del daño irrogado al ecosistema marino de nuestro pais. Por ende, Gabriel Obiang Lima no ha rendido cuenta del tratamiento de los residuos químicos acumulados durante el proceso de producción petrolera, que algunas fuentes anónimas del sector estiman se revierten habitualmente al mar (el método menos costoso y mas peligroso para el medio ambiente). Lo justifican mediante la inexistencia (en nuestro pais) de estructuras de almacenaje, de dispositivos de re-inyeccion en la estructura geológica o de traslado en tierra para su posterior tratamiento.

No obstante la ausencia de estudios sobre el impacto de la actividad petrolera sobre la calidad del habitat y de la salud publica, es alarmante la creciente prevalencia de varias formas de cancer atribuibles al  calentamiento de la temperatura ambiental derivada de la quema incesante de gas y al vertido de residuos químicos en el mar. Preocupa asimismo la desaparición de la fauna marina, perceptible por el agotamiento y la escasez de recursos pesqueros.

Gaby el prestidigitador y el impacto medioambiental de la sobre explotación de los áridos.
Del mismo modo, la sobre explotación de áridos en canteras y en la costa, al margen de toda regulación y sin medidas de acompañamiento (conducida por Gabriel Obiang Lima, Juan Olo Mba Nseng, y Jose lima Gonzalo, alias Abuelo lima) ha causado una alteración de las cuencas hidrográficas y viales y la regresión de los fondos marinos y del litoral, la alteración de la geomorfología y la topografía, la destrucción del hábitat, la alteración del paisaje natural, el incremento de la erosión, y la contaminación por adicionamiento de lubricantes y combustibles. Tales efectos son perceptibles tanto en la isla de Bioko como en la zona continental. La referida actividad extractiva, destinada a atender al programa de construcción de infraestructuras, ha proporcionado ingentes ganancias económicas a su amo, el prestidigitador (a la vez autoridad de tutela y operador comercial del sector), y ha generado igualmente, como decimos, un desastroso impacto ambiental cuya evaluación pende a dia de hoy, y cuya responsabilidad deberá exigirsele a él.

Gaby el prestidigitador y el previsible desastre ecológico de la Mineria.
Desde que se agotaron las fuentes de rapiña (paralización del programa de construcción de infraestructuras por falta de financiación, agotamiento de las reservas de petroleo, falta de inversores temerarios para impulsar la comercialización del gas, etc), el prestidigitador ha recibido instrucción del dictador de iniciar la exterminación de los recursos mineros (después de mi el diluvio !). Obiang lima, aguerrido en propaganda mediática (afirma que “la minería contribuirá al crecimiento y a la diversificación de la económica de nuestro pais“), ha lanzado a tal efecto en una feroz campaña para captar los futuros complices de la exterminación de los recursos mineros (oro, bauxita, uranio, hierro, platino, paladio, plata, cromo, cobre, magnesio, fósforo, etc), y ha concedido licencias de explotación a algunos de ellos, tales como Manhattan Mining Investment Co, Magnolia Blue LTD, Shefa Gold, etc. Fuerte de la experiencia adquirida durante el saqueo de los recursos petroleros, Gabriel Obiang Lima sabrá crear el escenario de simulación de transparencia en la futura actividad minera, sabrá crear la opacidad necesaria para encubrir la rapiña familiar. Como ocurriera con el saqueo del petroleo, la comunidad internacional les otorgara impunidad y legitimara su desoladora acción con tal de beneficiarle, aunque se consuele subastando los lupanares y los juguetes de lujo de TNO y rechazando la solicitud de adhesion a la ITIE. Para los pobres mentales (tontos pero no tanto) todo es parte del mismo juego.

Epilogo. El descrito cuadro dantesco no pretende ser un desglose exhaustivo sino un mero esbozo. Pendiendo realizar, en tiempos mejores y venideros, el recuento exacto del “crepusculo” ecológico que se abate sobre nuestro pais, y que no puede blanquear ninguna campaña propagandística.

Justicia y Transparencia.

Radio Macuto Facebook

Impactos: 662

Un comentario en «La paz reinante y la agenda ecológica horizonte 2020»
  1. Admiro vuestro coraje en esta lucha tan desigual y tremenda. Pero tenéis que tener en cuenta que vuestra lucha no es contra un personaje llamado Teodoro Obiang, vuestra lucha es contra todo un sistema, compuestos por dementes, y estos juntos con los imbéciles, son los más peligrosos.
    ¡¡Ánimo!!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *