¡La adversión!

Por Francisco Javier Elá Abeme

Sería muy ingenuo por mi parte, decir que me sorprende la adversión que le causa a la tiranía guineana el hecho de que los jóvenes guineanos se formen. La explicación es simple: ya que estoy hundido en el pozo de la ignorancia, que baje todo el mundo.

Pero cuando uno empieza a analizar la situación, uno se sorprende. No es el inteligente razonamiento anterior el que le anima a la tiranía. Es la ignorancia de no saber que el futuro de los pueblos se siembra, en el presente, en su juventud.

Un pueblo que no se gasta y se desgasta en la formación de sus jóvenes, es que está asegurando su futuro de esclavitud.

Y aquí es donde, a pesar de todo, me sorprendo. Obiang, que no pierde ninguna oportunidad para exhibir su vulgar jactancia, no se ha dado cuenta de que, ocupándose de la formación de los jóvenes, podría ser la ocasión que necesita para sacar pecho y justificar su tétrico período de poder.

Si Obiang pudiera exhibir una generación de médicos, abogados, ingenieros, profesores, pilotos albañiles, torneros, mecánicos, electricistas, fontaneros, arquitectos, aparejadores, filósofos, filólogos, sicólogos, pedagogos, enfermeros, directores de empresas, etc., formados, gracias a su plan de becas y demás apoyo a la formación de los jóvenes, no habría quién le aguante.

Sin embargo, no. No se ha desplegado esfuerzo alguno en este sentido. Todo lo contrario: estamos perdiendo generaciones enteras, con gente sobrada de capacidad intelectual para seguir estudios universitarios, que no se forma por falta de medios.

Dada nuestra escasa población, toda nuestra juventud podría estudiar con lo que Teodorín gasta en un fin de semana de orgías en Sudáfrica.

Me he preguntado siempre, por saber, cuando la absurda tiranía concluya su ciclo vital, qué problema o problemas le habrá resuelto al Pueblo guineano. Y sólo encuentro uno: la pobreza de la familia de Obiang.

Que alguien de los muchos defensores que tiene en estas redes le sugiera al oído lo de becas a las chicas y los chicos que quieren acceder a sus estudios universitarios. Así podrá tener otro motivo, además del enriquecimiento de su familia, para subir sus hombros hasta las orejas.

Y, con esto, por hoy,

¡He dicho!

Radio Macuto Facebook

Impactos: 344

Radio Macuto Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *