El activista guineoecuatoriano Anacleto Micha asegura que, a pesar de todas las declaraciones y promesas sobre la abolición de la pena de muerte y la moratoria de su aplicación en vigor en el país, Guinea Ecuatorial sigue ejecutando personas.

Aquí se ejecuta a la gente, se la asesina, y hay muchas estrategias para hacerlo“, dijo Anacleto Micha en una entrevista con la agencia de noticias Lusa en Malabo.

Hay un incendio y cuando sabemos de quién era la casa, nos damos cuenta de que la han incendiado. La gente está envenenada. A cualquiera que sea llevado a un hospital se le inyecta algo y a la mañana siguiente está muerto“, esplicó.

Licenciado en ingeniería de minas, Anacleto Micha es miembro del Centro de Estudios e Iniciativas para el Desarrollo de Guinea Ecuatorial (CEID), una organización no gubernamental ilegal en el país.

El activista también denuncia las muertes y los malos tratos a los presos en la cárcel más temida del país, conocida como “Black Beach“.

En las celdas, te encierran, no te dan acceso a la atención médica y así mueres, en silencio. Cuando las familias vienen a visitarte, dicen que estás en la celda cuando hace tiempo que has muerto“, relató.

Estas son las estrategias de cómo Obiang acaba con la vida de la gente aquí. Conocemos estos métodos porque hay personas que buscamos y que no se encuentran“, dijo.

La abolición de la pena de muerte fue una de las condiciones impuestas por la Comunidad de Países de Lengua Portuguesa (CPLP) para la adhesión de Guinea Ecuatorial a la organización en 2014, pero casi siete años después la aplicación de la pena capital sigue estando prevista en la legislación ecuatoguineana.

Aun así, el país tiene una moratoria en vigor y desde la adhesión a la CPLP no se han registrado ejecuciones.

A principios de este año, las autoridades de Malabo aseguraron a las Naciones Unidas que el nuevo código penal, que está pendiente de aprobación parlamentaria, pondrá fin a la pena de muerte, pero los juristas guineanos sostienen que la reforma legislativa no garantiza la abolición y reclaman cambios más amplios, como la modificación de la Constitución.

Para Anacleto Micha, la actual reforma del Código Penal para eliminar la pena de muerte, sólo sirve para «distraer» a la comunidad internacional.

Esta es la manera de hacer ver a la comunidad internacional que ya no se ejecuta oficialmente a la gente, sino que cuando una persona cae en sus manos y quieren acabar con ella, la envenenan, la asesinan o le queman la casa. Son estrategias que estamos descubriendo y así hemos perdido a mucha gente“, se lamenta Anacleto Micha.

Según el informe anual de Amnistía Internacional (AI) sobre la pena de muerte en el mundo, Guinea Ecuatorial no ejecutó ni decretó ninguna nueva condena en 2020 y por segundo año consecutivo.

Sin embargo, el informe no registra ninguna información sobre el número de personas que tenían sentencias de pena de muerte pendientes a finales del año pasado.

Las últimas condenas a muerte se registraron en 2018, cuando dos personas fueron condenadas a la pena máxima, sentencias que hasta ahora, según los registros anuales de Amnistía Internacional no se han ejecutado.

Según la misma fuente, 2015 fue el último año en el que el país ejecutó sentencias de muerte, habiendo ejecutado a nueve personas.

Amnistía Internacional sostiene que el país está clasificado como “retencionista” para la pena de muerte en la legislación.

Agencia Lusa

Radio Macuto Facebook

Impactos: 1057

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *