Por José Eugenio Nsue

Escuchando estos días el repertorio musical del maestro y genio Hilarion Nguema recientemente fallecido, me he detenido en la letra de una de sus canciones extraordinarias titulada ’IL FAUT CONNAÎTRE’ para reflexionar e invitar a la reflexión del tema que nos ocupa hoy; dice así:

La vie est un combat, mes frères; rien n’est facile sur terre, il n’y a rien pour rien parce que dans toute chose, avant de connaître il faut d’abord apprendre.
C’était un dimanche de Ramaux, un autre de l’Ascension comme un autre de Pâques ou la Noël; je me trouvais à l’église comme d’habitude pour demander au Seigneur de pardonner mes péchés, et le curé qui prêchait la bonne parole du Dieu d’Abraham, d’Isaac et de Jacob disait ceci aux bons fidèles qui écoutaient en silence: mes frères, lors qu’on vient sur terre on doit tout apprendre; marcher, parler, manger, même pour faire l’amour ou travailler, on doit tout apprendre.
La vie est un combat, mes frères; rien n’est facile sur terre, il n’y a rien pour rien parce que dans toute chose, avant de connaître il faut d’abord souffrir…

Algo así: “la vida es una lucha, hermanos míos; nada es fácil en la tierra, nada es gratis ya que en todas las cosas, antes de saber primero hay que aprender (estudiar).
Era un domingo de ramos, otro de la Ascensión como la Pascua o la Navidad; me encontraba como de costumbre en la iglesia para pedir al Señor que perdone mis pecados; el cura que predicaba la buena palabra del Dios de Abraham, de Isaac y de Jacob decía esto a los buenos feligreses que escuchaban atentos (en silencio): hermanos míos, al nacer en esta vida, hay que aprender de todo: a caminar, hablar, comer, hasta para hacer el amor o trabajar, todo se aprende.
La vida es una lucha, hermanos míos; nada es fácil bajo la tierra, nada es gratis ya que en todas las cosas, antes de saber hay que esforzarse
“.

Estoy más convencido de que la ruina de nuestro no solo es achacable al régimen criminal de Obiang Nguema y los suyos que durante más de cincuenta años han noqueado, arruinado y esquilmado al país, y llenar los cementerios con las muertes de inocentes; su castigo ante Dios y ante los tribunales nacionales e internacionales no tendrá parangón; el problema gordo, gordísimo que tenemos en el país y hace que no avancemos, no enderezcamos el rumbo ni nos convirtamos en un Estado solvente y próspero, y todo nos vaya rematadamente mal; no mal sino lo siguiente son el intrusismo profesional y la ignorancia.

No hace mucho hablábamos de la educación y la enseñanza en Guinea como el epicentro del intrusismo, lo que merma las posibilidades de que se vean los resultados y los esfuerzos que hacen los pocos profesionales y cualificados de verdad que hacen para fortalecer, centrar y equiparar la calidad de la enseñanza de Guinea con los estándares de los países en vía de desarrollo. Todos aquellos frustrados que habiendo ‘estudiado’ cualquier carrera universitaria no encuentran en el país trabajos en su sector; sin ánimo ni vocación para enseñar, se apuntan a ser profesores; otros egresados de otras materias como ‘expertos’ en Derecho canónico que se hacen pasar por Catedráticos universitarios y dan materias como Lengua y Literatura españolas; ni falta hace hablar de todos los que pudiendo sacar sin dificultad cualquier carrera pero no tuvieron la suerte de salir a estudiar, o bien empezaron algunos estudios pero nunca los concluyeron, otros que solo hicieron el bachillerato o entraron en algún seminario…, para no morir de pena, hambre y miseria, se ofrecen a ser profesores y maestros solo para llevarse un sueldo a casa, cuando les pagan.

Lo mismo pasa en todas las demás profesiones; ¿cuántos Generales del ejército, Tenientes coroneles, Comandantes, Capitanes, etc, etc tiene Guinea Ecuatorial que nunca han estado en una academia militar ni en las escuelas de oficiales y muchos son hasta analfabetos funcionales que no saben leer ni escribir ni hablar en español, francés o portugués, los tres idiomas oficiales impuestos?; ahí están copando los puestos de mando en el ejército nacional de Pancho Villa cuando no pueden desarmar y armar un subfusil. Los hospitales están llenos de inoperantes y analfabetos que dicen haber estudiado medicina, enfermería, farmacia, laboratorio o simplemente auxiliar Dios sabe en qué universidad o centro de estudios; se plantan en el país, al contratarles y pedirles que demuestren lo que dicen saber, se llenan los hospitales de diagnósticos erróneos, mutilados y muertos evitables y para el colmo, ni dan informes médicos de los fallecidos, ni autopsias para saber las causas de muertes, ni responden por cualquier queja de los pacientes. ¿Quién no ha visto a administrativos y oficinistas que trabajan en las distintas administraciones del Estado, pero que no saben escribir sus propios; empleados que se hacen llamar diplomáticos pero que no saben nada de relaciones internacionales y no saben ni para qué están donde están? En el mundo judicial, ¿cuántos jueces y magistrados nombrados oficialmente pero que nunca han pasado por ninguna facultad y no saben dónde tienen la mano derecha? Los medios de comunicación, igual; oyendo las verdaderas aberraciones que sueltan algunos locutores de la prensa oficialista del régimen, uno dice: tierra, trágame si estos son de mi país.

Así podemos seguir enumerando todas y cada una de las secciones o cada uno de los sectores de la administración del país. Con tanto intrusismo y tanta ignorancia, está claro que nada puede funcionar. Si a ese caos y confusión, añadimos a todos los toletes que el actual régimen ha ido colocando en los puestos estratégicos, en los ministerios y secretarías generales del Estado, la confusión es absoluta.

El régimen del rey de Akoakam y los intrusos e ignorantes se retroalimentan; los segundos no pueden reivindicar, exigir nada al régimen todo lo contrario, le están y estarán muy agradecidos eternamente por haberles permitido ocupar puestos de trabajo con los que nunca soñaban ni podían ocupar si el país fuera serio; ellos ven en Obiang y los suyos como sus amos y señores. Con esos mimbres, ¿cómo queréis que Guinea progrese y avance? ¿Desde cuándo un ciego va a guiar al otro ciego? ¿Y eso significa que el país no cuenta con grandes profesionales que puestos cada uno en el puesto que le merece y darle las herramientas necesarias para el ejercicio de sus competencias, no pueden sacar adelante el país como afirma uno de los iluminatis del régimen en el último panfleto aparecido en las redes sociales? Ni mucho menos; el tema es que el rey Obiang y su cohorte hace tiempo que apostaron por la ignorancia para perpetuarse en el poder y renunciaron a la excelencia, inteligencia y al esfuerzo; se olvidan que todo en esta vida se aprende y para aprender se requiere esfuerzo, disciplina y sacrificio. Nemo dat quod non habet, dirían los latinistas.

Así lo pienso y así lo digo; ¿qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Impactos: 728

Un comentario en «El intrusismo profesional y la ignorancia, las principales causas de la ineficacia e inoperancia de la administración pública guineana»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *