Un activista de los derechos humanos ha sido encarcelado durante 18 días en Guinea Ecuatorial por ayudar a los activistas asediados que posteriormente sufrieron un asalto policial mortal en la sede de su partido de la oposición, dijeron el jueves su abogado, su esposa y una ONG.

Preguntado por la AFP sobre su suerte, el Ministerio de Justicia se negó a comentar la información, en este pequeño país hispanohablante de África Central con uno de los regímenes más cerrados y autoritarios del mundo. El país está dirigido por el Presidente Teodoro Obiang Nguema Mbasogo, que ostenta el récord mundial de mayor permanencia en el cargo de un jefe de Estado vivo, fuera de las monarquías, con más de 43 años.

Anacleto Micha Nlang, cofundador de Guinea También es Nuestra, organización de defensa de los derechos humanos prohibida por el gobierno, la mayoría de cuyos dirigentes viven exiliados en España, fue detenido el 25 de septiembre cuando regresaba del local del partido Ciudadanos por la Innovación (CI). Acababa de llevar alimentos a las familias asediadas, entre las que había mujeres y niños, según explicaron a la AFP su esposa, Montserrat Mikue, y su abogado, Evaristo Nguema Elo.

A poco más de un mes de las elecciones presidenciales, legislativas y municipales, las autoridades han incrementado el número de detenciones en las últimas semanas, algunas de ellas justificadas en los medios de comunicación estatales por un “complot frustrado” de la oposición para perpetrar atentados contra embajadas, gasolineras y domicilios de ministros.

El 30 de septiembre, tras más de una semana de asedio, las fuerzas de seguridad asaltaron el domicilio de Gabriel Nse Obiang, líder de CI, que también servía de oficina del partido prohibido desde 2018. El ataque dejó cinco muertos, un policía y cuatro activistas según Malabo, decenas de heridos y más de 150 detenidos entre los 200 que estaban acampados, entre ellos el Sr. Nse Obiang. Las autoridades habían dicho que habían irrumpido en el recinto para detener al líder del CI, que se había negado a acudir a una citación judicial en el marco de la investigación del “complot“. Anacleto Micha Nlang estuvo retenido en la comisaría central de Malabo antes de ser trasladado el 11 de octubre a la prisión de Black Beach, también en la capital, según han declarado a la AFP su abogado y Somos+ Sociedad Civil, otra ONG de derechos humanos de Guinea Ecuatorial. “Fue trasladado a la peor prisión del mundo, Black Beach“, escribió Somos+ en un comunicado, denunciando una “política de terror” y pidiendo “al régimen que modere el acoso que está ejerciendo sobre una población totalmente indefensa y pacífica“.

Africa Radio

Radio Macuto Facebook

Impactos: 279

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *