Con más de 43 años en el poder, ostenta el récord mundial de longevidad en el poder para un jefe de Estado vivo, excluyendo las monarquías. A sus 80 años, Teodoro Obiang Nguema Mbasogo fue reelegido sin sorpresa el 26 de noviembre con el 94,9% de los votos. Durante estas cuatro décadas, ha amordazado a la oposición y su sucesión sigue siendo cuestionada.

Lleva en el poder desde 1979 y ya va por su sexto mandato al frente de este pequeño Estado petrolero de África Central, que tiene uno de los regímenes más cerrados y autoritarios del mundo. El 3 de agosto del mismo año, derrocó a su tío, el sanguinario dictador Francisco Macías Nguema, mediante el uso de las armas, con la ayuda de sus oficiales, y fue fusilado dos meses después. Ha mantenido el temor a un golpe de Estado.

Su guardia pretoriana está formada por los reputados soldados leales de su clan, pero en realidad -nunca se es demasiado precavido- sus guardaespaldas más cercanos son israelíes y la seguridad de palacio se confía en parte a zimbabuenses y ugandeses.

Desde que llegó al poder, afirma haber frustrado al menos diez intentos de golpe de Estado o asesinatos, y Malabo ha respondido a cada uno de ellos con un aumento de la represión, culpando a la oposición exiliada y a las “potencias extranjeras”, pero sin un cierto orden.

El oro negro de Guinea Ecuatorial
Teodoro Obiang, que al principio era el líder de un país con pocos recursos y tratado con indiferencia por otros presidentes africanos, salió beneficiado del descubrimiento de petróleo en las aguas territoriales del país a principios de la década de 1990.

Las cartas se barajaron de nuevo y el país se enriqueció. En 2021, este país poco poblado es el tercero más rico de África en términos de PIB per cápita, según el Banco Mundial. Pero la riqueza se concentra en manos de unas pocas familias, y la gran mayoría de los 1,4 millones de habitantes viven por debajo del umbral de la pobreza

Un país asolado por la corrupción
Guinea Ecuatorial es citada regularmente por las ONG como uno de los países con mayores niveles de corrupción. Teodorin Obiang, el hijo, fue finalmente condenado a tres años de prisión y a una multa de 30 millones de euros en un caso de “Bienes mal adquiridos” dictado en julio en Francia.

Todos sus bienes están congelados y tiene prohibida la entrada al Reino Unido desde 2021 por “corrupción” y “malversación de fondos públicos” en su país. Ese mismo año, el dirigente tuvo que renunciar a 26 millones de dólares en activos en Estados Unidos para poner fin a las acusaciones de corrupción.

Una oposición reprimida por el clan Obiang

En el país sólo se tolera una oposición de fachada. Hasta 1991, el PDGE era el único partido, antes de que el gobierno tolerara pequeños movimientos satélites o de “oposición”, que el Sr. Obiang había sofocado cuando se volvieron demasiado desafiantes.

En este pequeño país, al que los detractores de Obiang se refieren a menudo como la “Corea del Norte de África”, los opositores son detenidos o desaparecen con frecuencia, y muchos de ellos han encontrado refugio en el extranjero, especialmente en España, la antigua potencia colonial.

¿Una sucesión imposible?
A sus 80 años, el Jefe de Estado ha limitado sus apariciones públicas en los últimos dos años. En los últimos años, es Teodorín quien ha ido tomando cada vez más protagonismo a medida que el patriarca se ha ido apagando. Ya reelegido en 2016 con el 93,7% de los votos, parecía estar preparando un relevo en los últimos años. Para encontrar un sucesor, el líder ecuatoguineano no buscó mucho. Nombró a uno de sus hijos, el vicepresidente Teodoro Nguema Obiang Mangue, alias Teodorín, para que asumiera el cargo.

A mediados de diciembre de 2021, todo el mundo esperaba que el partido en el poder lo nombrara para sustituir a su padre. Pero los caciques del poder de este clan, así como la guardia cercana de Teodoro Obiang, juzgaron que era demasiado pronto y demasiado provocador para designarlo oficialmente como sucesor. Esta decisión se adoptó en un momento en el que la caída de los ingresos por hidrocarburos a partir de 2014 fue más acelerada y la pandemia de Covid-19 hizo a su país aún más dependiente de la ayuda y la subvención externa.

El Partido Democrático de Guinea Ecuatorial (PDGE) había decidido entonces, contra todo pronóstico, no nombrar a nadie. Sólo dos meses antes de las elecciones, el jefe de Estado volvió a nombrarse a sí mismo. “Llevo demasiado tiempo en el poder, pero el pueblo sigue queriendo que sea su presidente. Es la última vez que me presento”, declaró al semanario Jeune Afrique justo antes de su reelección en 2016…

https://information.tv5monde.com/afrique/guinee-equatoriale-le-president-teodoro-obiang-nguema-bat-un-record-mondial-de-longevite-au

Radio Macuto Facebook

Impactos: 266

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *