El Vicepresidente Teodoro Nguema Obiang Mangue, uno de los desafíos exponentes contra la real democratización y desarrollo del país: Sobre su último cumpleaños , como el de su padre

Por Ángel-Obama OBIANG ESENG.

Guinea Ecuatorial, nuestro país de todos, se enfrenta a grandes desafíos para su real democratización y desarrollo. El elenco para abordar estos desafíos mediante métodos adecuados es enorme, sin embargo, el ambiente sociopolítico del fundador no propicia la creatividad y progreso intelectual. Las ganas de trabajar de unos guineoecuatorianos con habilidades positivas para cualquier campo o profesión, ganándose la vida honestamente y progresando, se contraponen a las habilidades negativas de otros para engañar, robar, y proceder a cualquier tipo de insidia, con tal de adular al que manda o a los que mandan.

Por otra parte, es una total falta de vergüenza, hay que decirlo, que solo y solamente porque el padre y el hijo sean quienes tengan la sartén por el mango del Estado de Guinea Ecuatorial, por tener bien domesticados a militares, policías y otros elementos de represión física y psicológica, se les atribuya virtudes que no tienen ni pizca cuando son completamente contrarias a ellos. En el caso del último, Nguema Obiang Mangue, uno se pregunta ¿en qué, concretamente, puede ser “el referente” de nuestro país como fue planteado en su cumpleaños por los siempre campeones pelotilleros, Jerónimo OSA OSA EKORO y Jesusa OBONO ENGONO, ambos secretario y secretaria adjunta, respectivamente, del gran movimiento de masas, PDGE? Las felicitaciones de este partido, destacando “capacidades” del Vicepresidente de su padre Presidente resultan extravagantes teniendo en cuenta que se empeñan en ignorar que el pretendido “referente” ha sido juzgado y condenado en los tribunales de París por el delito de Bienes mal adquiridos.

Por lo demás, ha de quedar claro.  Lo que el gobierno haga para el país en condiciones adecuadas por la pandemia del COVID19 no debe verse como un favor. Es una falta de altura necesaria, o propio de una “pobreza mental” que los dirigentes de un país crean o hagan creer a sus ciudadanos que las gestiones que realizan como gobernantes responden a un favor en lugar de un deber. No involucrar a la oposición real en la lucha contra la pandemia en el país seguirá generando desconfianza total y absoluta. Las enfermedades tienen un gran componente psicológico. Se da la mala casualidad de que los que dirigen actualmente Guinea Ecuatorial, nuestro país de todos, lo tienen como finca propia, o, lo que es peor, a la manera de depredadores.

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *