Ya se habla oficialmente de la corrupción en la Guinea de los Obiang. Algo se está cambiando en el país

Por José Eugenio Nsue

Ya lo dijo Jesús a sus discípulos: “De todo lo que vosotros veis, un día no quedará piedra sobre piedra: todo será destruido” (Lc.21, 5); y en otro momento les dijo también: “Pues no hay nada oculto que no haya de ser manifiesto, ni secreto que no haya de ser conocido y salga a la luz ” (Lc.8, 17).

A pesar de que los guineanos estamos más que hartos y desesperados en ver pasar el tiempo sin que nada cambie en nuestro país ni con nosotros, de tener la impresión de que hay algunos que se creen inmortales, invencibles y facultados en hacer lo que les salen de … en nuestra Guinea en gran parte, por nuestra inacción y por nuestra peculiar manera de creer en Dios que consiste en sentarnos en el suelo o arrodillarnos mirando al cielo con los brazos en cruz diciendo: Señor, Señor; ayúdanos, sálvanos; estamos viendo y oyendo lo que pensábamos que no íbamos a oír ni ver. En los medios de (in)comunicación oficiales del régimen dictatorial del reino de Obiang están hablando todos esos días de una trama de corrupción en la Tesorería Gral. del Estado en la cual su personal ‘cualificado’ y directivo PRESUNTAMENTE (el adverbio es mío; en esa jungla no existe la presunción de inocencia; no hace falta una sentencia judicial firme para que los informadores, los cuerpos y fuerzas de la (in)seguridad de Estado y el mismo pueblo dicten la suya, condenen por su cuenta y ejecuten ipso facto a sus condenados con todo tipo de vejaciones desde los linchamientos públicos, exposición de los presuntos delincuentes en la televisión a caras descubiertas, así hemos podido ver las caras de una tal Leocadia Anguezomo Ndong (ex Cajera gral de la Tesorería), el tal Juan Mba Eson (Técnico en la caja de valores), el tal Ismael Efua Mbang Makina (actual Tesorero pagador gral) y el tal Silvano Mba Edjang (Conciliador de cuentas en la sección de contabilidad), hasta las torturas físicas); esos habrían metido la mano en los almacenes de la Tesorería y se habrían hecho con el botín de los efectos timbrados en cantidades industriales que se repartieron entre ellos después idearon una fórmula, una especie de organización criminal, según el Director Gral de la Gendarmería, el Coronel Antonio Okono Okono Ele, en la que vendían dichos efectos timbrados en lugar de los oficiales quedándose ellos con los dineros de la venta y que con ellos (los beneficios) llevaban una vida de lujo y ostentación, se construían mansiones, palacetes, centros de estudios privados, cochazos, etc.

Llama la atención muchas consideraciones:

  • ¿Cómo es posible que se hable abierta y públicamente de la corrupción en las instituciones del Estado guineano cuando el mismísimo rey Obiang Nguema I dijo en su día que en su reino no existía la corrupción, era cosas de los blancos, occidentales? Cómo se nota que ya no está; seguro que habría ya decapitado a todos esos osados que hablan y pronuncian públicamente esa palabra tabú en Guinea: la corrupción.
  • ¿Cómo es posible que tratándose de una presunta estafa de magnitudes escandalosas, de un desfalco de miles de millones de francos cefas de la Caja única del Estado, detengan solo a unos ‘humildes’ presuntos estafadores que representan la punta del iceberg, y no osen en coger a los mayores estafadores que son sus jefes inmediatos como la todopoderosa Secretaria Gral de la Tesorería General del Estado y al ministro del ramo, por ser tontos, si es que no sabían cómo se las gastaban sus subordinados; o cómplices porque ellos, sobre todo ellos, llevaban y llevan la parte mayor?
  • ¿Cómo es posible que se hablen de la fortuna amasada de los presuntos estafadores de los efectos timbrados en forma de mansiones, coches de lujo, centros educativos privados…, cuando es la seña de identidad de todos y cada uno de los que están en esa “mouvance” de tener todo a lo grande, de poseer grandes propiedades en tan poco tiempo a pesar de sus míseros sueldos?
  • Si esa fuera la prueba de que si no todos, muchos de los enchufados de ese aquelarre, las fortunas acumuladas y el tren de vida que llevan son fruto de la corrupción y de su comportamiento cleptómano, y así es; ¿por qué el Fiscal Anticorrupción no manda al Coronel de la Gendarmería (a ver cuánto tiempo le dura el cargo por haber abierto la caja de Pandora en el reino de la corrupción más grande del mundo), para que investiguen también al vicepresidente de su padre, a la primera en todo nacional, al ministro-hijo de petróleo, etc? ¿O es que hay corruptos de primera y otros de segunda?

Sabemos que se trata de un paripé, un brindis al sol perseguir la corrupción en un Estado minado, laureado y caracterizado por la corrupción sistemática; en un país donde premian a los más corruptos, donde los modelos de la juventud y guías nacionales son los mayores delincuentes y sinvergüenzas. Estamos viendo como tratan a la jefa de los presuntos chorizos de la Tesorería, la doña Milagrosa Obono que de milagros es experta porque, a pesar de estar en el origen y ser la cabeza visible donde se hablan de focos de corrupción en la Tesorería del Estado, ella sale siempre ilesa, inocente y con su carita de santa, se le refuerza; todos los que trabajan con ella la engañan pero es la mejor tesorera que el país haya tenido (hasta se permite dar lecciones de la cultura del esfuerzo, la ética, honestidad y honradez a los jóvenes en la televisión; ver para creer); mientras que a los demás se les llevan a la comisaría para ser interrogados, se les graban a caras descubiertas para una mayor humillación, en cambio a ella se le permite estar en su pulcro despacho para contar a la “comisión investigadora” sus milongas, y su influyente marido codirigiendo la asentada.

Todos sabemos de quien depende, por qué está donde está y por qué es intocable, pero el simple hecho de que se hable de la corrupción en los medios oficiales del reino, que señalen pública y abiertamente los que anteayer se creían intocables, que se señalen los unos a los otros quiénes son los más chorizos, que digan al mundo mundial de que todas las riquezas que hacen ostentación los miembros del régimen son fruto del robo, saqueo y corrupción que practican sistemáticamente (ya no son imputaciones, inventos de los enemigos y envidiosos de la patria), nos llena de esperanza y es señal de que pronto, muy pronto veremos a todos los jerifaltes, colaboradores y miembros de este régimen; aquellos que no acompañarán a su rey, a su único hombre, a ese viaje sin retorno, sentados en los banquillos de los tribunales nacionales rindiendo cuentas al pueblo de sus actos criminales y delincuenciales, y que paguen por ello; eso sí, tendrán un juicio justo y un trato humano y digno mejor que ellos les están negando no solo a sus ‘enemigos’ de la oposición sino a sus propios compañeros de fechorías. IN SHA ALLAH.

Así lo pienso y así lo digo; ¿qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    Aquilina

    (julio 20, 2020 - 12:44 pm)

    De que corrupcion se habla? mientras que los aparatos de CEIBA pertenecen a ABAYAK y CEIBA los alquila para su explotacion.

    el Gagster solo quiere maquillar la imagen ante FMI.

    Gabriel ndong nguema

    (julio 20, 2020 - 12:52 pm)

    Buenas tardes, todo tiene un tiempo en esta vida, por la impaciencia de la humanidad cometimos errores, la republuca de Guinea ecuatorial cambiara, pero esto tiene su tiempo, si HAbrhaam y su esposa sarha, hubieran esperado la promesa que les hizo Dios diciendoles que les hiba a dar un hijo, no tendriamos esa imensa lucha que empezo con Ismael y Isaac, una lucha que sigue hasta hoy en dia entre, los decedientes de Ismael, contra los decedientes de Isaac, porque su padre no supo esperar la promesa de Dios, Guinea ecuatorial aun tiene pocos años de indepedencia y por cual, los que tedran paciencia veran el cambio, aveces el cambio no llega de noche a la mañana, es un trabajo que requiere tiempo y exfuerzo, la Guinea ecuatorial de los ochenta, ya no es la misma Guinea de hoy, degamos paciencia y veremos el cambio, asi lo pienso yo, y si a alguien le parece mal mi opinion, pues le pido perdon

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *