La falta de justicia,otra de las pandemias de Guinea Ecuatorial

Por José Eugenio Nsue

Me he propuesto ir nombrando aunque solo sea eso, las pandemias que padece nuestro país por si los que pueden y aquellos voluntarios que dicen ser capaces de dirigirnos (gobernar el país) quisieran tomar nota, analizar la situación y encontrar las soluciones que enmienden la totalidad de las aberraciones y barbaridades que se están cometiendo en el país sus usurpadores también en esa materia.

Una de esas pandemias, calamidades, es la falta de justicia que padece Guinea Ecuatorial. No hay manera para que se atisbe en el país un horizonte en el que se empiece a impartir la justicia basada en el ordenamiento jurídico y no en caprichos de la maligna familia real de Akoakam y sus aduladores.

Siempre se ha sabido que hablar de justicia en la Guinea del rey Obiang Nguema I es perder el tiempo ya que descarada e indiscriminamente ese su régimen abyecto se la han pasado por el forro, les importa un comino. Ellos son la justicia y hacen con todos los que no son parientes, amigos y conocidos suyos lo que les viene en gana. Las cárceles guineanas están llenas de guineanos inocentes, otros por ajustes de cuenta con alguno de esos miembros de la Casa Real de Akoakam, otros por venganza y otros por la soberbia de los mandamases; los comentarios están igualmente llenos de personas asesinadas injustamente, o muertas desde las cárceles en las cuales nunca debieron haber entrado o a raíz de las torturas recibidas desde las instituciones oficiales del régimen.

Todos somos testigos o víctimas todos los días de esos atropellos y prácticas infames aunque cuando lo delatan detallada y públicamente como lo han hecho esta semana en Malabo, la capital, prestigiosos letrados, el Dr. Ponciano MBOMIO NVO y la Sra. María Jesús BIKENE OBIANG, en la presentación del Recurso de Casación ante la Sala 2a de la Corte Suprema contra la Sentencia del macro juicio celebrado en Bata el año pasado por la ‘intentona golpista’ contra el sátrapa allá en diciembre de 2017, los pelos se le pone a uno de punta.

En el audio que circula por las redes sociales se oye cómo don Ponciano y doña María Jesús relatan exhaustivamente todos y cada uno de los errores y disparates legales que fueron incurriendo los ‘magistrados’ que formaban el tribunal, cómo no tuvieron en cuenta las pruebas que en nombre de sus defendidos habían presentado para su defensa, cómo omitieron todas las evidencias que mostraban las torturas y vejaciones que habían sufrido torturas mientras estaban ‘custodiados’ por las autoridades, cómo el Tribunal admitió ilegalmente confesiones obtenidas bajo torturas, cómo se habían fabricado coartadas inculpatorias contra los detenidos, cómo se mezclaban togados militares y civiles en un asunto civil a sabiendas de que aquello era una aberración legal, etc; el audio que dura más de una hora y media es escalofriante y da vergüenza ajena al saber que los magistrados que se les presupone haber cursado estudios conducentes a una carrera judicial, “aprobados” unas oposiciones y jurado de cumplir y hacer cumplir la Ley Fundamental de la República habiendo visto, oído y comprobado fehacientemente todos esos indicios y pruebas probatorios que demostraban la inocencia de muchísimos acusados si no todos, en cambio prefirieron firmar una burda sentencia impuesta por la “Superioridad”, es decir por la familia real.

La cuestión no son las verdades que los dos abogados valientes les dijeron a la cara a sus pares que para la ocasión se vistieron sus mejores trajes de gala y se sentaron en los sillones reservados para los Magistrados comprometidos con la verdad y el derecho; la cuestión es saber el porqué muchos paisanos que haciendo verdaderos milagros para sacar adelante los estudios universitarios, vuelven al país para dar lo mejor de ellos por el bien común, se prestan a hacerle el juego al régimen siguiendo sus jugarretas y argucias con el fin de seguir castigando a la ya castigada sociedad a cambio de beneficios materiales personales; prefieren el dinero mal ganado a la deontología profesional y a los principios y valores éticos.

Nosotros denunciado hace mucho el ninguneo y maltrato que los verdaderos y vocacionales profesionales están siendo objeto en nuestro país; los malos gobernantes y poderosos que pululan por el país, muchos de ellos palurdos, han hecho desde siempre apología a la ignorancia; creen que nadie es nada, el saber no ocupa lugar, que con la brujería todo se puede y por lo tanto ninguna profesión vale ni sirve porque cualquiera lo puede ejercer; hasta saben y creen que un título como el cirujano, abogado o economista se consigue comprándolo en alguna tienda, en Amazon y te llega a tu domicilio por mensajería; creen que el monarca de Akoakam y toda su prole son los que más saben de todos los guineanos y son los únicos a los que no se les pueden enseñar nada en cambio, son los que van dando sabías orientaciones a todo el mundo y a todos los sectores profesionales, por eso nada funciona, nada puede funcionar en el paísporque los que saben son vetados, marginados y humillados mientras que los que dirigen y mandan son los tarados.

Ante esta realidad, ¿merece la pena gastarse las energías y prestarse a esa locura? Me ha parecido desde siempre que los esfuerzos que los verdaderos profesionales guineanos están haciendo en el país se parece al mito de Sísifo, el héroe absurdo (los dioses le habían castigado con subir una pesadísima piedra a la cima de la montaña y dejarla ahí y no descansaría hasta lograrlo pero, cada vez que lo lograba, la piedra volvía a caer y ahí está hasta hoy intentándolo); tan mucho que se esmeran, los resultados seguirán siendo los mismos mientras nos sigan gobernando los mismos de hace más de 52 años. María Jesús y Ponciano, otra vez, han vuelto hacer un trabajo ímprobo, espectacular como la primera vez; y al igual que los cientos de profesores, médicos, administrativos, economistas, militares, autónomos, enfermeros, periodistas, sacerdotes, todos buenísimos profesionales que están dando el do de pecho para hacer bien sus trabajos, sin embargo y lamentablemente los resultados seguirán siendo los mismos. Ojalá me equivoque pero, para los malos augurios parece que soy la pera, soy infalible. Mientras, mis reconocimientos, señores letrados, por el trabajo bien hecho; habéis ganado los honorarios aunque estoy seguro que además os gustaría ver absueltos a vuestros defendidos como tenía que ser desde el primer juicio pero, esto es Guinea de Obiang.

Así lo pienso y así lo digo; ¿qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Impactos: 350

Radio Macuto Autor

Comentarios

    El transeunte

    (octubre 31, 2020 - 12:18)

    Mucho queda por contar acerca del referido proceso, acerca de toda la actuación pre-judicial, los secuestros y las detenciones de los “imputados”, la instrucción del rollo sumarial en manos del fiscal general (actual pdte de la corte) y de la seguridad, etc…

    Pepin

    (octubre 31, 2020 - 14:49)

    Uds mismos le llevasteis al poder y uds mismos os quejáis hoy de su incompetencia.
    Lamentable vida de los que se asocian al satrapa y ha su familia.
    Non obstante la historia de este país esta escrita de lagrimas de sangre porque vos seguiis llorando en las puertas del colono, y esperando que os dé la solución que en su día nos negó.
    Para hacer justicia, para respetar a su semejante, para tener respeto al prójimo, para disponer de un cacumen, para disfrutar de un discernimiento coherente, es necesario ser inteligente y actuar con buen sentido.
    Lamento decirles que son aptitudes ausente en la personalidad del satrapa y sus socios.

    apocalipsis22

    (noviembre 3, 2020 - 14:31)

    “Los pueblos se merecen a los dirigentes que tienen” Si no os gusta al que manda, entonces cambiarle. A ver quien pondrà el cascabel al GATO…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *