¿Falta liderazgo?

Por Francisco Javier Elá Abeme

Seamos justos, a la hora de lamentar la falta de liderazgo hoy en día en África. Es verdad que hay una ausencia de hombres y mujeres carismáticos, capaces de guiar a nuestro Pueblo (el Pueblo africano). Sobre todo, si comparamos el momento actual con los finales de los cincuenta y los comienzos de los años sesenta.

Son muchas las circunstancias que concurren e inciden negativamente en nuestro devenir histórico, y que desdibujan nuestra realidad.

En los albores de nuestra historia de lucha, años cincuenta y sesenta del pasado siglo XX, el enemigo a abatir lo teníamos claro: todavía se observaban los estertores de la esclavitud –el negro “repatriado” no encajaba en la realidad africana, con lo que se demostraba que, para ser africano, no basta con ser negro–, combatíamos la ocupación, el expolio y la arbitrariedad colonial, luchábamos por la independencia, queríamos ser libres, independientes.

Hasta aquí bien. Pero, en el fragor de la lucha, cuando nuestros líderes iban emergiendo y nos guiaban en esta lucha, se nos olvidó algo muy importante: lo más difícil de la independencia, lo más costoso de la libertad no es alcanzarla. Esto lo sabe hacer cualquier irracional atado. Lo más difícil es mantener la independencia, darle sentido a la libertad. Y esto sólo se consigue, cuando se supera el sometimiento colonial.

No nos olvidemos de que África y su Pueblo no sólo fueron ocupados, sino sometidos. Perdimos la noción de nuestro ser, sentir y estar. Llegamos a la convicción de que nunca tuvimos esa noción. En consecuencia, quisimos ser, sentir y estar como el colonizador, ayer esclavista.

Queríamos hablar como el colonizador, caminar como el colonizador, reír como el colonizador, vestir como el colonizador… Al final, terminamos aprendiendo y sabiendo robar como el colonizador.

Así hemos llegado a dónde estamos hoy. Hemos desdibujado nuestra lucha y sus objetivos. Nuestros actuales líderes han laminado nuestro horizonte. Se han quedado con lo que es más importante para ellos: robar al Pueblo igual que lo hacía el colonizador, y tratar al Pueblo con la misma arbitrariedad con que lo hacía el colono. No saben más ni pueden más. Ya han alcanzado su cielo: vivir en la opulencia, para el desconsuelo del Pueblo.

Nuestros líderes entonces, aparte de tener muy claro tanto el enemigo como el horizonte y los objetivos, sabían que no sólo había que combatir la ocupación sino el sometimiento colonial.

El nuevo horizonte era la plena soberanía. Controlar lo que se produce, a fin de que sepamos para qué se produce. De este modo alcanzaríamos nuestro objetivo: la sociedad del bienestar.

Éste es el liderazgo del que África y su Pueblo carecen hoy. Los pequeños tiranos locales, incapaces de pensar en África, se han instalados en sus pequeños reinos de Taifas, regodeándose en su oropel, para el desconsuelo de sus Pueblos, remedando al colonizador hasta en su forma de robar.

Pero, bajo esa costra, aunque sea difícil de creer, se crían los verdaderos nuevos líderes, que han de conducir a nuestro Continente y su Pueblo a alcanzar su objetivo: la sociedad del bienestar, plenamente soberana y libre.

Y, con esto, por hoy,

¡He dicho!

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Comentarios

    Justino E.

    (noviembre 23, 2020 - 10:04)

    No falta liderazgo, sino falta el compromiso,
    este mensaje es para el autor de este articulo. recuerdo siempre sacas fotos con renuniones y almuerzos en madrid.
    pero debeis entender que estamos en guerra, entre saqueadores y saqueados . y lo menos que se necesita hoy es la frivolidad.
    necesitamos trjes de combate y no chaquetas de Armani, para ganar esta batalla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *