Por José Eugenio Nsue

A mí me llama la atención que siempre se habla, y con razón, de libertad de expresión. Es obvio que hay que tener eso, pero lo que hay que tener principal y primariamente, es la libertad de pensamiento. ¿Qué me importa a mí la libertad de expresión si no digo más que imbecilidades? ¿Para qué sirve si no sabes pensar, si no tienes sentido crítico, si no sabes ser libre intelectualmente?” (Emilio Lledó, Sevilla, 1927; filósofo español).

Cuando las generaciones futuras guineoecuatorianas estudien nuestra historia y aprendan que nuestros tres primeros gobernantes de la Guinea Ecuatorial independiente fueron el tío-abuelo, el padre y el hijo de una misma tribu – familia – distrito y casi del mismo pueblo, y lean sus perfiles y biografías, seguro que muchos renunciarán la nacionalidad guineana, otros a sus progenitores y muchos irán a hacerse una diálisis para limpiarse la sangre guineana que corre por sus venas y ponerse una nueva de Nueva Zelanda o Papúa – Nueva Guinea por vergüenza; no entenderán ni comprenderán cómo es que el tío-abuelo, Francisco Macías, un desequilibrado mental y paranoico; el padre, Teodoro Obiang Nguema, autoproclamado rey de Akoakam, un maquiavélico, psicópata y asesino; y el hijo, Tontorín Nguema Obiang, un verdadero enajenado, vicioso y analfabeto, hayan tenido a rayas, sometido a toda una población durante casi un siglo, previendo que el hijo esté en el poder tantos años como el padre, sin que el pueblo rechista en ningún momento.

El lunes de esta semana, el Presidente de facto, Teodorín, convocó a algunos damnificados del desastre del 7M de Nkoantoma; digo algunos porque se discriminó a muchas víctimas mientras incluyeron a algunos que ni vivían en la zona del siniestro ni fueron víctimas (familiares a fines del régimen para beneficiarse de las prebendas). El motivo de la convocatoria era el reparto de las ¿ayudas?, ¿indemnizaciones?: ¿estatales?, ¿de la familia del rey Obiang, dueña del país?, ¿de las aportaciones del pueblo, del PDGE o del filántropo, magnánimo y humanitario Primogénito de la ejemplar familia real de Akoakam, caracterizada por su amor, dedicación y empatía a sus súbditos, el señor Nguema Obiang ‘TEDDY’?

A parte de que sea imposible diferenciar en Guinea Ecuatorial entre el Poder Judicial, Ejecutivo y Legislativo porque los encarna una misma persona: Obiang Nguema Mbasogo y su reencarnación en su primogénito; entre el Estado, el Gobierno, el PDGE y la familia real porque todos son lo mismo, los dirige, manda y preside la misma familia: la de Obiang Nguema Mbasogo; no se entiende por qué se ayuda y no se indemniza a las víctimas de las detonaciones del Cuartel militar de Nkoantoma; ¿quién ayuda, qué criterios se ha seguido para dar tal o tal monto económico? ¿Todas las pérdidas tanto humanas como materiales se resarce solo con unos cuántos miles de francos cefas?; para aquellos que han perdido desde sus parejas, hijos, hermanos hasta sus viviendas, ¿se les consuela sólo con ayudas económicas? ¿Realmente, el atroz accidente del Cuartel en Bata del 7M causado por una serie de despropósitos, negligencias o/y estupidez, según él mismo sátrapa, se zanja con la limosna del Presidente de facto actual del país?

El colmo de los despropósitos y la vergüenza nacional son las alocuciones de todo un Vicepresidente (Presidente de facto), encargado de la Defensa y Seguridad de su familia en el Palacio de congresos de Ngolo – Bata. El tipo habla, se gesticula, mira y actúa como un asilvestrado, rudo o pueblerino; no parece que ha visitado cientos de países, hospedado en lujosos palacios y hoteles, posado delante de miles de cámaras de televisión y fotográficas y miles de micrófonos. Siempre que se pone delante de un micrófono y una cámara de televisión no sabe qué hacer, por dónde mirar, ni qué decir, ya no digamos en qué lengua hablar, y eso que cuenta con tropecientos asesores, consejeros y estilistas. En el Palacio de Ngolo, seguramente en presencia del cuerpo diplomático, se puso a hablar en fang como si todos los damnificados en las explosiones fueran solo de esa etnia; no tuvo en cuenta que Guinea cuenta con varias etnias, tiene tres idiomas oficiales (español, francés y portugués); se puso a infravalorar tanto las ayudas como los profesionales que los países amigos como los Estados Unidos, España, Gabón, etc habían mandado para ayudar; dijo tantos disparates que pudo provocar un disgusto en los organismos internacionales y humanitarios.

Decir que el Gobierno guineano, los sanitarios y bomberos guineanos ya lo habían hecho todo cuando llegaron los continentes de ayuda, ya habían evacuado y sacado a todas las víctimas debajo de los escombros, limpiado toda la zona y recuperado a todos los muertos, los heridos y fracturados atendidos en los hospitales por lo que las ‘ayuditas’ de los blancos y sus ‘expertitos’ no eran necesario porque todo estaba hecho; además de profanar y burlarse de las víctimas, es de una inmoralidad, inhumano y de un cinismo asqueroso propios de los desalmados.

Todo el mundo sabe que a día de hoy muchas familias siguen sin saber dónde están sus seres queridos; en el funeral de Estado que se organizó de prisa y corriendo, muchos de los féretros expuestos no contenían nada, otros llevaban solo algunas extremidades sin identificar; muchos tenían cuerpos que no correspondían con los nombres que aparecían puestos, unos tenían que enterrar y velar los cuerpos desconocidos; una auténtica chapuza, Made in la Guinea de los Obiang. Y para más colmo amenazan a todos aquellos que exigen los cuerpos de los suyos y quieren saber dónde están, qué se hizo con ellos; tres días después de las explosiones seguía habiendo personas bajo los escombros.

Decir que lo que la Comunidad Internacional aportó y ha hecho enviando expertos, material y personal sanitario eran ‘ayuditas‘, ‘expertos de poca monta de trauma‘ cuando se sabe que los hospitales del país faltan hasta los apósitos, vendas, betadines; ni que hablar de herramientas quirúrgicas y prótesis de todo tipo para aquellos que han tenido que amputarles algún miembro; no es más que la demostración de lo enajenado que está el hombre más fuerte del país hoy por hoy.

Si tan sobrado está el país, si estamos dotados de todo lo necesario para en caso de una emergencia como la catástrofe del 7M, ¿por qué el Ministro de Asuntos Exteriores suyo pidió ayuda, SOS, Internacional? Guinea Ecuatorial is different. En un drama como el que ha sufrido el país, cualquier otro serio hubiera convocado ipso facto un Consejo de Ministros para evaluar la situación, crear un comité de crisis encargado de dirigir y canalizar todas las acciones del Gobierno para dar respuesta a las necesidades de las víctimas, explicar a la población lo que ha pasado, si ha sido un accidente fortuito, negligente, un sabotaje o un atentado premeditado; intentar recuperar todos los cuerpos, confeccionar una lista con todos los nombres de los fallecidos, desaparecidos, lesionados, etc; en cambio, nada de eso se ha hecho ni se va a hacer. En un país serio se habría creado otra comisión de expertos compuesta por arquitectos, ingenieros, químicos, geólogos…, para evaluar los daños materiales de las viviendas y el impacto medioambiental para por un lado qué viviendas son recuperables, cuáles había que derrumbar y cuántas se destruyeron; si la zona sigue siendo habitable o ha sido contaminado para así proceder a su reedificación y si no, buscar otras ubicaciones y acometer una nueva construcción y mientras, dar protección a todos los que se han quedado sin nada, ayuda psicológica a todos aquellos que han perdido a un ser querido de repente; la Fiscalía General habría abierto una investigación para depurar responsabilidades y fijar las pertinentes indemnizaciones. Nada de eso se ha hecho, ni se va a hacer primero porque el país carece de expertos; los pocos que puede haber son ninguneados e infravalorados por los amos de la nación; en segundo lugar porque no hay Gobierno que se ocupa de las personas. Todo el mundo espera que el Papá Noel haga algo; y el personaje desde la misma tarde del día del accidente ya estaba diciendo tonterías sin ningún informe técnico ni asesorado por nadie: que si todo está controlado, que si la gente puede volver a sus hogares mientras todo el mundo seguía en un estado de shock.

En una situación como esta, utilizar las estructuras del Estado, convocar a los miembros del Gobierno, hacerles que trabajen no para el país sino para los intereses personales pidiéndoles informes oficiales, desbloquear el dinero y recursos del Estado para vanagloriarse y hacer propaganda en beneficio propio, utilizar una sede como la Sede Parlamentaria para un acto propio y privado y no del Gobierno o institucional, es lo que se llama totalitarismo o despotismo.

Lo que más entristece es que, a pesar de todos esos despropósitos y estupideces, a ese lelo y enajenado se le ovacione y le endiosan. Creo que no hace falta más pruebas de que a los guineanos no hay que ayudarles, ni apiadarse de ellos porque no son humanos, no son personas y no hay excusas que valgan. No sé entiende que veinte días sin saber qué ha pasado para que pase lo que pasó con vuestros seres queridos, vuestras humildes viviendas, coches; veinte días viviendo literalmente en la calle tras haberlo perdido todo y veinte días sin saber dónde están vuestros seres queridos en cambio, en lugar de exigir que se haga justicia, os dedicáis a aplaudir y a vitorear quien precisamente debía daros una explicación y, a ser posible, responder ante la justicia; ¿cómo se os puede ayudar, de qué forma?

Ya no me extraña por qué los no fang quieren independizarse, irse de Guinea; yo haría exactamente lo mismo si veo que día sí día también, los que nos gobiernan nos marginan, nos ningunean y nos toman por forasteros en nuestro propio país. Esta es la penúltima prueba: en el accidente de Nkoantoma, habrá muerto combes, bujebas; probablemente bubis, annoboneses y fernandinos, pero el Presidente de facto actual, en un acto oficial solo se dirige y hable con y para los fang en su lengua, ¿qué indica eso?

Hay que ver quiénes son los asesores y consejeros de esta estirpe; no dan pie con bola, pero a pesar de ello son los que nos mandan durante tanto tiempo. Increíble.

Así lo pienso y así lo digo; ¿qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Impactos: 825

Un comentario en «¿Pesadilla o realidad que, Nguema Obiang también nos (mal)gobernará?»
  1. Hay que levantarse para liberar este país porque no veo otra solución.
    Los que derramen sangre, caigan , mueran por la libertad serán los mártires de manana.
    Basta de tertulias, discursos y comentarios de barrio.
    Echad los tontos, incultos, locos, estúpidos, analfabetos, que ni siquiera saben cual es la pierna diestra y siniestra.
    Para qué seguir llorando como hembras?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *