La reducida clase política sin moral que domina y gobierna el único país de habla hispana en toda África ha decidido con mala fe desde hace décadas, politizar la educación, pero eso no es el problema, sino la desgracia está en que lo vienen haciendo muy mal hasta el extremo de empeñar a la población a creer que la educación, la política es un veneno para sí y que nadie debe estudiar ni opinar en contra de la mala gobernanza.

Actualmente en Guinea Ecuatorial casi ya no se registra personas de tercera edad, porque casi ninguno logra alcanzar a la vejez, aquí la gente se muere a causa de la aguda miseria, opresión, hambre, analfabetismo y la dictadura que se encuentra sometida. No obstante, los pocos archivos o bibliotecas andantes (ancianos) que por milagro continúan sobreviviendo a este calvario, narran con nostalgias que, la formación pedagógica que había existido durante la época colonial a la que muchas y muchos tuvieron la oportunidad de beneficiarse, era uno de los sistemas educativos más notables, segura, y que no todo fue malo durante el auge de la colonización. Lamentan, sin embargo, que tras el fin del apogeo de los ocupantes de tierras ecuatoguineanas, cediendo sitio a los mismos oriundos para dirigir sus propios destinos, Guinea Ecuatorial se ha visto arropada de serios problemas y, uno de los principales y candentes a afrontar desde la médula del estado está nuestro oxidado, débil y manipulado sistema educativo que requiere renovar, reforzar y hacerlo creíble; optimizarla de acuerdo a la evolución de los tiempos ya que seguir anclados, automáticamente obliga a que nuestro país, gobernado por los mismo, continúe siendo una mala fotocopia de lo peor ante los otros países de nuestro contorno, sobre todo, en el sector educativo.  

Pues, aparte del pobre salario mensual que perciben las educadoras y los educadores, un salario que queriendo o no, les obliga a vivir en la extrema miseria, en vez de mejorar sus vidas, actualmente nuestro sistema educativo, aunque haya experimentado algunos avances en los últimos años son totalmente mediocres, en comparación al de otros países de la subregión ya que continua sin compensar lo deseos reales cara al futuro.

Ahora bien, al no igualar a los demás países vecinos ¿el origen podría ser por los bajos y humillantes salarios que perciben los pedagogos? Siguiendo la evaluación positiva de nuestros mayores, ¿por qué no se ha podido mantener tal cual el viejo sistema educativo colonial si era tan útil? Hoy en día, ¿por qué cuando viajan los estudiantes de Guinea Ecuatorial a otros países para continuar sus estudios siguen encontrando serios problemas a la hora de acceder a la universidad? Si el gobierno considera que el sistema educativo es óptimo, ¿por qué los malhechores políticos de turno siguen enviando a sus hijos a estudiar al extranjero? ¿Cuántos estudiantes de otros países vienen a nuestro país para cursar estudios?…

La educación en Guinea Ecuatorial está privatizada y está muy cara porque, los pocos centros públicos baratos no dan abasto y, aun siendo éstos de tan bajo precio, la baja calidad y sin garantías a lo largo del curso académico, muchos padres no logran matricular a sus hijos a las escuelas por la miseria que vienen y porque la educación no es gratuita en nuestro país como se pregona. Un serio peligro para el futuro de nuestro país, y hay que denunciar porque esta situación perjudica a muchos y beneficia a pocos (los que luchan para que prevalezca la situación). Entonces, al ser fundamental la educación en cualquier sociedad humana, en un país como el nuestro, con una población casi sin formación académica, sometida y sin determinación, no se puede exigir ni esperar mucho hasta que alcance cierto nivel formativos; en base a las necesidades sociales: una población analfabeta y hambrienta, no se le debe exigir mucho.  Igual, el llamado “ensayo democrático” lleva tiempo congelado en el frigorífico de los corrompidos protagonistas de dicho ambicioso propósito, es por lo que Guinea Ecuatorial sigue siendo una férrea dictadura y un país completamente cerrado. Cabe subrayar que en los países dictatoriales en los que gran parte de la población es analfabeta y vive en la extrema pobreza difícilmente pueden, por ejemplo, ocupar las calles para reivindicar sus derechos debido a la desinformación.

La formación académica, los conocimientos básicos asi como los principios morales, son factores muy indispensables a la hora de tomar cualquier decisión para ocupar las calles a manifestarse contra el régimen; la exigencia de los derechos se requiere determinación unánime; en el singular caso nuestro, donde intencionadamente el gobierno ha trabajado para desorbitar el subconsciente poblacional acallándolos y, viendo la flojedad abismal en la que está sumisa dicha población en Guinea Ecuatorial, sería muy atrevido y riesgoso pedir a que ocupen las calles, aunque sea un derecho inalienable, ya que muchos no entenderían, el porqué se les convoca a salir o para qué están allí. Lamentable, tenemos un gobernó que ha venido invirtiendo más en la construcción de cuarteles que en la preparación de recurso humano; actualmente salir a manifestarse en Guinea Ecuatorial y en condiciones actuales es imposible. Si no es por arte de magia, salir a ocupar las calles, sería empujar a la población al desorden, a una masacre indescriptible, a un suicidio. Por tanto, hay que seguir concienciando… trabajar codo a codo para conseguir que salgan del precipicio y defender de manera responsable sus derechos que son secuestrados por elites viciosas.

Todo lo dicho no significa que el articulo está en contra de las movilizaciones masivas, sino que nosotros no estamos conforme a seguir cometiendo errores tras errores, a arriesgar vidas inútilmente ni ocupar las calles para luego no llegar a conseguir ningún cambio o hacer el ridículo como la manifestación llevada a cabo bajo amenazas frente a la embajada de Francia en junio de 2017: ocupar pacíficamente las calles debería ser el último recurso, después de agotar todas las posibilidades y se ha de ir para alcanzar ciertos objetivos, para el bien de todos.

EL HAZAÑA AZUL.

Radio Macuto Facebook

Impactos: 543

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *