El colono cambiado de color ha fracasado en Guinea Ecuatorial

Por Fulgencio Ondo, Coordinador Regional Continental de Unión Popular

Próximo a celebrarse la fiesta de la independencia de nuestro país Guinea Ecuatorial el 12 de octubre, muchos guineanos menores de 52 años no conocen el sufrimiento que tuvieron los líderes independentistas frente a los colonos Españoles. Copio y pego aquí un postulado de lo que estos líderes nacionalistas sufrieron. Extraido de un libro titulado LA INDEPENDENCIA DE GUINEA ECUATORIAL CUESTION PREPOLITICA, escrito por un joven politólogo guineano.

El día 20 de noviembre de 1958, Acacio Mañé, uno de los principales líderes nacionalistas, fue asesinado en Bata. El 21 de noviembre de 1959, fue asesinado en Camerun el líder nacionalista Enrique Nvo. Casi todos los activistas tuvieron que emigrar a Gabón y Camerun mientras el resto fueron detenidos. Entre los detenidos aparecen nombres como Justino Mba Nsue, detenido en Mikomeseng, José Nsue Angüe y Agapito Ona en Ebibeyin, Federico Ngomo Nandong, en Bata y, en Santa Isabel, fueron detenidos Federico Ebuka, Felipe Njoli, Juan Roku, Esteban Santos Ekoo, Alberto Mbañe y otros. Se torturó bárbaramente a algunos detenidos: a Salvador Ndong Ekang le destrozaron el recto con varillas, Jesús Alfonso Oyono Alogo perdió su dentadura a manos del instructor Indurrain, que le arrancó los dientes con alicates, y al maestro Alejo Ndong le enloquecieron inyectándole agua en las venas y colgándole bolsista de sal en el escroto. Crímenes perpetrados bajo las órdenes del entonces Gobernador General Faustino Ruiz González“.

El caso más lamentable y que no cuenta ese libro, es que Guinea Ecuatorial, habiendo conseguido su independencia en 1968, los que de esas torturas llegaron a sobrevivir, fueron después asesinados en la década de los 70 por verdugos guineanos que buscaban escalar en la jerarquía del poder. Entre esos ilustres luchadores por la independencia y que después fueron víctimas de las dos dictaduras que siguieron, está Jesús Alfonso Oyono Alogo y Federico Ngomo Nandong. En la isla también desaparecieron eminentes luchadores por la independencia como Pastor Torao y el Dr. Gustavo Watson Buecó, resultando así que los nuevos dirigentes que habían suplido al colono Español, practicaron el mismo trato al guineoecuatoriano. Los enemigos de la colonia siguieron siendo elementos a batir. Los elementos de esa dictadura que siguió a la independencia, se apoderaron de las fincas rusticas y urbanas que en su momento los colonos ocuparon en la isla de Bioco. Algunos de esas propiedades habían sido del dominio o usufructo de los bubis, que al ver los atropellos crearon el movimiento emancipador “las hijas de Bisila” en 1942. Los miembros de la segunda dictadura nguemista se apoderaron de igual forma de grandes extensiones de tierras en la isla de Bioko y en las costas marítimas de Bata, donde construyeron grandes edificios desde el aeropuerto de Bata hasta Bome, implantaron un régimen de persecución a políticos, desvalorizaron al grupo de cuadros para luego convertirlos en aduladores del actual régimen del mal, impusieron un régimen político basado en la violencia, el expolio y la codicia, con intención de perpetuarse en el poder violando leyes y vaciando las arcas del estado con toda impunidad, mientras guardaban en paraísos fiscales las rentas expoliadas.

Con todo ello llegamos a un estado de terror, miseria y crímenes de lesa humanidad, donde las víctimas son forzadas a bailar, por ser víctimas. Los gobiernos que se remodelan son una simple distracción y no dan solución a los problemas con que se enfrentan los guineanos, gobiernos con los mismos de siempre, que temen la venganza si se produjera el cambio.

La oposición guineana exige a la dictadura el cese de hostilidades, el retorno de todos los refugiados, la liberación de los presos de conciencia y la instauración de un proceso de transición que prepare todo para que todos nos encaminemos hacia un nuevo marco constitucional democrático y de estado de Derecho.

Pero el régimen sigue desoyendo esta exigencia mínima. Esto indica que el tren del PDGE está descarrillado y no se puede enderezar. El pueblo guineano de cualquier tendencia, incluido el partido PDGE, está obligado a sumarse en un gran movimiento cívico que restaure la libertad y la democracia.

Fuente: UNION POPULAR

Radio Macuto Facebook

Radio Macuto Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *