Por José Eugenio Nsue

Es un secreto a voces de que la iglesia católica de Guinea ha dejado de ser cristiana, católica y apostólica para convertirse en una iglesia al servicio de la familia Obiang, para defender los intereses del régimen y sus prohombres, después de la muerte del Dr. Rafael María NZÉ ABUY lamentablemente. Los que no queríamos creer ni aceptar que eso fuera cierto, decíamos que no se debía generalizar la actitud y el obrar de unos cuantos y atribuirlo a todo un colectivo; afirmábamos que la iglesia católica que conocíamos era una institución universal, la mayor del mundo con una cabeza única, el Papa, quien garantizaba que se cumpliera en todas las partes del mundo los dos pilares que la sustentaba: el Evangelio (la Palabra de Dios) y la Tradición. Cuando un arzobispo amenaza a los feligreses de ir a votar al PDGE en plena homilía, o descaradamente da gracias a la familia presidencial, a la difunta suegra del Presidente, Cándida Okomo Mba, la hija Constancia Mangue Nsue Okomo y al marido Presidente porque gracias a ellos, fue elegido obispo, y por eso se declara pro régimen; o cuando algunos curas se autonombran confesores oficiales de la familia presidencial, capellanes de los viajes presidenciales o administradores de Fundaciones mafiosas que manejan dineros del Estado y de dudosa procedencia; otros que van en busca de mecenas a cambio de celebrarles misas negras y ocultas; otros tantos que trabajan con los Ministerios de Seguridad e Interior como espías delatando a los confesados y grabando a compañeros y conocidos sospechosos, y están a sueldo; los que van oficiando misas y ceremonias absurdas e inútiles solo para contentar a los parroquianos del régimen…, se suponía que lo hacían a título personal y nada tenía que ver con la doctrina oficial de la iglesia ni con la línea oficial del órgano supremo de dicha institución, la Conferencia Episcopal, aunque su permanente silencio ensordecedor y su pasividad e indiferencia ante esas prácticas aberrantes que arruinaba la imagen y el buen nombre de la iglesia, llamaba mucho la atención y cuestionaba seriamente la labor principal de la iglesia y su compromiso con el pueblo de Dios. Muchos feligreses católicos y practicantes habían puesto el grito en el cielo y estaban escandalizados por todos esos comportamientos obscenos, y pedían explicación de lo que estaba sucediendo en y con la iglesia local de Guinea Ecuatorial.

Mirad por dónde y quién es el que nos ha venido a aclarar definitivamente lo que todo el mundo sospechaba pero faltaba la confirmación oficial de que la iglesia de Guinea Ecuatorial es del PDGE, y el PDGE es la iglesia de Guinea. Ha tenido que ser el padre salesiano de origen congoleño (de Brazaville), Davy Caryl BOYETOUTAMIO BANTSIMBA, destinado en Micomiseng, provincia de Kie Ntem en la parroquia, ¿Nuestra Señora de África?, quien en un momento de delirio y éxtasis durante la homilía de la misa de ¡¿acción de gracias?! de los hermanos militantes del gran movimiento de masas del sindicato del crimen organizado, PDGE, por su triunfo electoral anticipado (las farsas elecciones tendrán lugar mañana 20), dijo emocionado: “en serio, hermanos; el Partido NUESTRO es un gran partido; hay intelectuales, hay los que saben hablar, hay de todo. Esto es lo que hace que NUESTRO Partido sea grande…”

Como lo oís, guineanos y guineanas: el partido de la iglesia que era católica de Guinea Ecuatorial es el PDGE, es decir que la iglesia guineana, su cúpula (el clero y el episcopado), son miembros, militantes y simpatizantes del PDGE, es seguidora del PDGE, y no el PDGE quien sigue a la iglesia; ¿hace falta más pruebas de la connivencia y simbiosis entre la iglesia guineana y el régimen de Obiang?

Lo más chirriante y grave de esta tristísima historia es que haya sido un forastero, congoleño, quien viene a oficializar el acuerdo tácito de fagocitación del PDGE a la iglesia guineana; algo impensable que pase en su país (que un cura extranjero se declare militante de un partido político en plena ceremonia litúrgica; ni su ordinario, ni la Conferencia Episcopal hayan pronunciado al respecto. Quien calla, otorga), ni en ningún otro país del mundo la iglesia católica toma partido públicamente por el estatus quo, todo lo contrario es y ha sido defensora de los oprimidos y excluidos, de ahí su históricas persecuciones.

Venimos advirtiendo que Guinea es un país atípico, nada de lo que ahí pasa es normal, hasta aquellos expatriados que llegan en él supuestamente para trabajar, colaborar o para contribuir para su desarrollo, inmediatamente se transforman y se adaptan al sistema. Un misionero, religioso que lejos de vivir en Comunidad como mandan los cánones, prefiere ir a vivir al pueblado de su mentor, Chaman; hijo de Don Bosco, el santo de la juventud humilde, marginada como él mismo, impulsor de la creación de talleres, escuelas de oficios y oratorios para prevenir la exclusión social de jóvenes marginados. Su filosofía se resume en: Razón, Religión y Amor; llega a Guinea, da la espalda a los jóvenes marginados, abandonados a su suerte y alcoholizados por culpa del régimen, por falta de perspectivas, y se abraza a los verdugos, culpables de las desgracias sociales, a los enriquecidos por saqueo y corrupción, los Ángel Masie, Lucas Nguema Esono, José Alogo (presidente distrital del PDGE), etc, etc.

Hace tiempo que la iglesia de Guinea Ecuatorial dejó de ser CRISTIANA (Cristo vino a salvar a los oprimidos, marginados y excluidos sociales; vino a unir y no a separar; en cambio, ella prefiere a los ricos, los ladrones, asesinos, corruptos y verdugos); CATÓLICA, quiere decir universal, para todos; en cambio, ella se ha convertido en una iglesia sectaria, partidista y politizada; todo aquel que no es del régimen, no tiene cabida; tampoco es APOSTÓLICA (los apóstoles fueron discípulos del Señor que fueron enviados para salvar a las personas, expulsar los demonios, sanar a los enfermos y llevar la Buena Nueva a los necesitados; en cambio, aquí acogen y santifican a los demonios, y abandonan a los enfermos y pasan de los necesitados).

Uno se pregunta, ¿por qué no cambiéis de una puñetera vez el nombre de vuestra iglesia; en lugar de seguir llamándola “iglesia católica”, llamarla “IGLESIA PEDEGISTA DE GUINEA ECUATORIAL” cuyo santo y fundador es Santo Obiang Nguema Mbasogo? Así evitaréis el sufrimiento y confusión de los pobres feligreses que quieren creer, necesitan a Cristo en sus vidas y ansían a los que les predican el verdadero Evangelio, les acompañen espiritual y socialmente, y les guía hacia el Padre.

Por predicar el Evangelio y decir la verdad, secuestran y torturan a Rubén MAYE, exministro de AA.EE y pastor; pero un expatriado salesiano, hace apología y pelota al PDGE en púlpito, le encumbran y le apabullan con dádivas millonarias en forma de limosna; ¿no habíamos quedado con que no se hablaba de política en la iglesia? Por eso el octogenario y vetusto Obiang afirmó en ese bodrio de campaña que “la iglesia que no va a decir lo que quiere su Gobierno será cerrada automáticamente“. Qué barbaridad.

Así lo pienso y así lo digo; ¿qué os parece?

Radio Macuto Facebook

Impactos: 547

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *